El Poblado no merece esta estación

“El Poblado no merece esta estación”
Durante 26 años la Policía de El Poblado ha combatido la delincuencia desde la estación de Manila, donde antes funcionaba una escuela. Ahora espera el compromiso del Municipio para construir una nueva estación

En la Estación de Policía de El Poblado el día comienza a las 5 de la mañana. A esa hora, cuando el sol apenas asoma por entre las nubes, el patrullero Edwin Villamizar despierta y, con los ojos aún adormilados, se dispone a preparar un nuevo día de servicio policial.
A sus 29 años ya se ha acostumbrado a esta forma de vida. Sabe que tiene que levantarse temprano y estar listo para iniciar su jornada. Ha dejado el pudor a un lado y sin ningún atisbo de vergüenza ingresa a las duchas, que como en cualquier cuartel, comparte con todos los compañeros. “Acá no hay privacidad”, dice.
Su habitación es también la de varios de sus colegas, que duermen apilados en camas y viejos camarotes. “Las condiciones de los alojamientos aquí en la estación no son las mejores. Dormimos estrechos, hay noches en que los policías no podemos descansar muy bien. Necesitamos dormir bien para poder salir a prestar el servicio de seguridad ciudadana con todos los ánimos”, comenta el agente.
Villamizar vive desde hace siete años en la Estación de El Poblado. Llegó de Norte de Santander y es uno de los cerca de 30 policías solteros que habitualmente pernoctan allí, pues los policías casados que prestan servicio en esta misma estación, viven con sus familias en sus propias casas.
“Para los policías que permanecemos aquí es complicado, pero uno se acostumbra. Ya nos hemos adaptado a vivir unos con otros. Afortunadamente he pasado mucho tiempo acá, me ha gustado y he servido a la comunidad. Me parece que para servirle a la población estas instalaciones no son las adecuadas, más para estar en El Poblado”, expresa.
La Estación de Policía de El Poblado funciona en lo que era la pequeña escuela Francisco Herrera Campuzano, ubicada en el barrio Manila. Desde 1986, cuando la administración municipal decidió entregar en comodato la propiedad, la Policía adaptó las instalaciones escolares como su cuartel general. Los salones de clase fueron transformados en habitaciones, con cuartos divididos solo por muros de drywall; las aulas múltiples en oficinas administrativas y la sala de profesores en oficinas de denuncias y contravenciones. A pesar de estas modificaciones, el edificio permanece igual desde la época en que era una escuela. La única intervención fue la construcción de cuatro garitas de seguridad, que custodian el perímetro de la estación.

La estación ideal
Desde su llegada en 2011, el teniente coronel Fabio Rojas se sorprendió con las condiciones físicas en que trabajaban los policías, pues consideraba que la Comuna 14, por su importancia social, económica y turística en Medellín, necesitaba una estación más moderna.
Su oficina principal está ubicada en un pequeño salón, donde permanecen también algunos de sus secretarios. “Nos ha tocado acomodarnos en este lugar. Son varios los funcionarios que tienen que trabajar sin mucho espacio. Unos pegados de otros”, dice el comandante, y aclara que “la Policía Nacional no puede invertir ningún presupuesto en esta propiedad porque no es de nosotros. Aunque se tiene la necesidad desde hace muchos años, la Policía no puede intervenirla”.
Mientras nos enseña las instalaciones, el teniente coronel Rojas manifiesta que “el policía no puede vivir ahí, arrinconado, en condiciones infrahumanas, como a veces se interpreta. Debe tener condiciones dignas de habitación, dignas de baño y alimentación. Queremos una habitación donde duerman dos policías, máximo, y que tengan un baño privado. Que acá puedan pernoctar 50 policías sin problema. Eso sería nuestra idea de una estación más amable”.
Para él, la estación ideal de El Poblado tendría tres plantas, parqueaderos subterráneos para las patrullas, oficinas administrativas y atención al ciudadano, además de alojamientos dignos para oficiales y suboficiales.

Compromiso de la Alcaldía
El Secretario de Gobierno de Medellín, Mauricio Faciolince, reconoce que El Poblado necesita una estación moderna que garantice la seguridad ciudadana de la comuna 14. Expresa que dentro del Plan de Desarrollo se estima la inversión de 3.000 millones de pesos, por parte de la Alcaldía, para la construcción de la nueva Estación de Policía de El Poblado. Estos recursos se suman a los 2.300 millones de pesos que ya la Policía Nacional ha designado, según el comandante Rojas, para tal proyecto.
“Creemos que es necesario mejorar las condiciones de infraestructura y hemos pasado la propuesta al Concejo, que decide finalmente si la propiedad pasa a manos de las autoridades de policía. Se espera que esto suceda y se adelanten los diseños para tener al fin de año la nueva estación”, afirma Faciolince.
“La imagen institucional que estamos manejando en esta estación con los turistas que resultan afectados por temas de seguridad, en la parte humana es buena porque la Policía los atiende muy bien, pero con la parte locativa estamos como si fuéramos un país en estado de gravedad. Donde duermen los suboficiales, por ejemplo, debería haber un closet de madera, una cama amable. No camarotes porque son señores de 40 o 50 años, con más de 15 años de servicio en la policía”, agrega el comandante Rojas.


Apoyo de la comunidad
Además de las precarias condiciones de alojamiento que preocupan a las autoridades policiales, las necesidades de la estación pasan por la mejora en el servicio de alimentación. Aunque tiene un restaurante (administrado por un particular), los agentes compran su propia comida y algunos se quejan de lo costosa que resulta. Hace pocas semanas, la cafetería estuvo cerrada durante 15 días por insalubridad.

La estación tampoco tiene redes de conexión a Internet. Solo la secretaria del comandante y la sala CIEPS cuentan con acceso a la red. Algunas paredes tienen humedad y los muebles de la zona de descanso están deteriorados. “La idea es vincular a la comunidad y que la Alcaldía sienta el compromiso de mejorar estas condiciones. Algunos industriales de la ciudad han manifestado el respaldo para apoyar en lo que nos haga falta. Varios nos han donado cosas, como un televisor que utilizamos para pasar la información institucional en la sala de atención a ciudadanos, que es el pasillo porque no hay donde más atenderlos”, dice el comandante.


El CIEPS
El Centro de Investigación Estratégico de la Policía, conocido como la sala CIEPS, es uno de los lugares más importantes dentro de la estación. Allí es donde todas las mañanas se planifica el trabajo policial en los nueve cuadrantes que tiene la Comuna 14.

En este espacio, la comandancia ha decidido instalar un pequeño Centro Automático de Despacho – CAD –, donde se hace el monitoreo de 12 cámaras de vigilancia de El Poblado. “Ya hay una estructura montada y un computador donde se han hecho pruebas con las cámaras instaladas en la comuna. Se necesita una división que le dé privacidad a los funcionarios, que estarán 24 horas pendientes de las cámaras ciudadanas”.