El Poblado de aquí a 2030

El Poblado de aquí a 2030
Construcción, movilidad, transporte, zonas verdes y espacio público son temas para analizar el futuro de la comuna 14

La comuna 14 es especial en comparación con el resto de la ciudad por muchas razones: es la zona que concentra casi la totalidad del estrato seis (cerca del 97 %); tiene el metro cuadrado para vivienda más oneroso de la ciudad (cerca de 3 millones 100 mil pesos) y es la comuna con mayor territorio, con una extensión de 1.432 hectáreas (el 14.2% del total de suelo urbano de Medellín).
Según las estimaciones que se vienen extractando desde la Encuesta de Calidad de Vida, Medellín 2007, la población de El Poblado (hoy 122.489 habitantes) dobla la de municipios como Copacabana o La Estrella y equivale a un poco menos del 50 % de una ciudad como Armenia.
El Poblado también tiene la menor densidad poblacional, con 63 habitantes por hectárea, seguida por las comunas Guayabal y La Candelaria (el Centro de Medellín) con 100 y 101 habitantes por hectárea, respectivamente.
Incluso en la economía cuenta con una participación destacada, con alta concentración de unidades productivas: 63 empresas por cada 1.000 habitantes, mientras que el registro para Antioquia es de 23 empresas por cada 1.000 habitantes y en Colombia es de 16 por cada 1.000.
Crecimiento exponencial
Las últimas tres décadas han sido definitivas en un desarrollo vertiginoso que ha traído aspectos negativos y positivos, los mismos que deben tomarse en cuenta para tener claro hacia dónde va este territorio a mediano y largo plazo.
El Poblado se ha convertido en un foco de atención regional como ejemplo de desarrollo no planeado. Solo entre 1989 y 1996 pasó de tener 45.881 habitantes a 73.536, según el Anuario Estadístico Metropolitano.
Y las cifras han seguido creciendo. Según datos de Camacol, el número de viviendas construidas en El Poblado entre 2004 y septiembre de 2012 es de 15.795 unidades.
Las estadísticas revelan que en 2005 se registró el mayor nivel de construcción de viviendas en El Poblado, con 3.856 unidades. Es decir, un impactante 42 % del total de Medellín. Si bien esta participación ha descendido en los últimos siete años -en 2012 es del 18%-, hasta septiembre de 2012 se había iniciado la construcción de 1.331 viviendas, cifra similar a la presentada en el mismo período del año anterior. Es decir, se sigue construyendo a un ritmo sostenido.
El número promedio de proyectos de vivienda en oferta en El Poblado ha sido de 77 entre 2004 y 2012. A septiembre de 2012 ya había en el mercado 81 proyectos de vivienda, con un crecimiento del 13 % anual.


Al mes (de lunes a viernes) ingresan 73.338 personas a las estaciones Industriales (19.596), Poblado (32.465) y Aguacatala (21.277). Se construirían dos estaciones más: entre Industriales y Poblado y Poblado y Aguacatala.

Y aún hay más. De los metros cuadrados construidos en Medellín para edificaciones no residenciales el 34 % se construye en El Poblado y su participación específica respecto al total de Medellín es del 53 % en oficinas, 41 % en locales comerciales, 56 % en hoteles y el 43 % en parqueaderos.

El Poblado en el Bio 2030
Ante este escenario aparecen propuestas metropolitanas a futuro como el Plan Bio 2030, en el que participaron el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, el Departamento Administrativo de Planeación del Municipio de Medellín y el Centro de Estudios Urbanos y Ambientales – Universidad Eafit (Urbam).
Para la ciudad, y para El Poblado particularmente, el primer análisis de esta estrategia de ordenamiento territorial a 20 años es que “el río debe ser el escenario natural y corazón de la vida metropolitana y en el que sus laderas se destaquen por un urbanismo contenido en sus bordes, respetuoso del medio ambiente y con un estricto manejo del riesgo”, según lo informa Nora Cadavid, urbanista de Urbam, quien se apoya en el documento del Bio 2030.
En consecuencia, la mayor densidad de ocupación, oferta de servicios, localización de actividades productivas y concentración de la infraestructura pública se concibe en la zona plana de la ciudad, con mayor aptitud urbanística, próxima al río y sobre la llanura.
“Hoy en día, los principales procesos de urbanización (formales o informales) se concentran en áreas de alta pendiente. El 86% del suelo de expansión formal, de 2.200 hectáreas, se concentra en las laderas”, explica Cadavid.

Desarrollos positivos a la vista
Si bien estos desarrollos para tener una ciudad más compacta, en la que se densifique en altura en las áreas planas (llanura), requieren grandes inversiones en infraestructura, vías y procesos urbanos de todo tipo, ya en la ciudad se hizo uno de estos esfuerzos. Se trata de Ciudad del Río, que pasó de una destinación industrial a unas torres de apartamentos que acercan más los desarrollos de vivienda al río.
Todo este andamiaje debe tener en cuenta, al mismo tiempo, la sombra que proveen las zonas verdes, los árboles que generan un microclima confortable, mitigan el ruido y ofrecen un paisaje diverso y ameno. El concepto de bosque urbano para El Poblado es también unas de las pautas a seguir, e “implica dar continuidad a las formas de urbanización tradicional, donde las áreas verdes, con intensa arborización, dominen en los proyectos arquitectónicos. Este patrimonio natural debe integrarse al espacio público”.
Para este caso se pueden citar procesos exitosos como los parques lineales en La Frontera y en La Presidenta, lugares en los que se aprovecharon sus potencialidades y hoy son una muestra de apropiación de parte de la comunidad.



Movilidad

Ningún análisis está completo en la comuna 14 sin hablar de las dificultades que generan las horas pico para los desplazamientos. En parte, este fenómeno se explica por esa explosión súbita de unidades de vivienda en altura que reemplazaron, con todos los vehículos particulares que eso implicaba, a las fincas y casas de otrora.
Los vehículos particulares en El Poblado suman hoy 46.662, con un promedio de 1.5 carros por cada hogar que tiene este medio de transporte (el promedio de la ciudad es 1.25). Eso quiere decir que la comuna 14 aporta 1 de cada 3 carros particulares que hay en Medellín.

“A esto se suma que la mayor parte de los desplazamientos generados desde la comuna 14, se realizan en vehículo particular (66 %) y tienen como destino la misma comuna y el Centro”, según lo expresa Juan Pablo Ospina, urbanista de Urbam.

Sistemas masivos de transporte
La preocupación se centra en entregarle a El Poblado un sistema de transporte público eficiente, para la población flotante y los residentes.
El Metro de Medellín tiene identificados dentro de sus proyectos a 2030 una obra en la calle 10 de aproximadamente 5 kilómetros, que vendría desde la carrera 34, pasaría el río y enlazaría hasta la 80.
Otra propuesta más generaría un corredor por toda la carrera 34. Partiría desde la Aguacatala y atravesaría todo El Poblado, pasando por Las Palmas, el Centro y podría incluso llegar hasta el metrocable, línea K del metro.
El Metro planea, además, construir dos estaciones más en la zona de influencia de El Poblado. Una estaría entre Industriales y El Poblado y la otra en la calle 4 sur, entre las estaciones Aguacatala y El Poblado.
La idea es tener cinco estaciones en la comuna (hoy hay tres) y una secuencia de un kilómetro aproximado entre ellas, que es el promedio general del sistema. Entre las estaciones actuales hay hasta dos kilómetros de distancia.
Son muchos los desarrollos que va a necesitar El Poblado en los próximos 20 años. Proyectos como las obras de Valorización, serán un buen arranque para un plan general que evite el deterioro de la calidad de vida. Quedan además otras tareas pendientes en rubros como la carencia de escenarios recreativos y deportivos, que por ahora muestran una comuna con escasos 14 espacios de este tipo, mientras que una comuna como Castilla cuenta con 90.
Ese trabajo de consolidar muchos más espacios públicos y de convocar a la población para que cada día se interese más por la planeación del lugar en el que vive, probablemente será la mejor estrategia para que la zona siga siendo uno de los mejores lugares para vivir en Medellín.