El paladar de Oscar

El célebre chef Wolfgang Puck ha sido por 17 años el encargado de la alimentación de los actores durante el governor’s ball, y aunque su menú cambie cada año, tres elementos se mantienen: comida sencilla que permita servir grandes cantidades sin perderse en parafernalias excéntricas, el salmón con forma del Oscar y las estatuillas de chocolate, también réplicas del premio, cubiertas en lámina de oro. Este año Puck rindió homenaje a dos de los films favoritos de la noche: El discurso del rey con un lenguado Dover con hinojo, aceitunas, tomate y limón, y con la paella de Cisne Negro vegetariana aseguró que Natalie Portman, vegetariana, pidiera el plato con el nombre de la película que le dio el Oscar a mejor actriz. Para un evento con 1.600 invitados y por el que se cobra 750 dólares por persona, el chef cuenta con 600 meseros y 250 chefs.