El Municipio defiende guías táctiles para invidentes

  
   
 Hace un año aproximadamente, la Avenida El Poblado amaneció un día con una serie de resaltos entre la Loma de Los González y la calle 10, en ambos sentidos y en cinco intersecciones.
Esa semana, a la redacción de Vivir en El Poblado llegaron numerosas quejas de la comunidad, que poco entendía del por qué de esas guías. Incluso al principio se hablaba que eran reductores de velocidad, hasta que el Tránsito aclaró que se trataba de guías táctiles para que los ciegos cruzarán con mayor seguridad.
Los críticos de la idea eran principalmente conductores, quienes argumentaban que además de entorpecer la movilidad, dañaban las llantas de los carros, la suspensión y podían averiar la carrocería debido a su altura. Ante esto, el Tránsito optó por esperar a que los resaltos se asentaran con el uso permanente, tal como sucedió con los instalados en la calle San Juan al frente de La Alpujarra que sirvieron de prueba piloto para instalarlos en Laureles, El Poblado y en el Centro.
Según la Secretaría de Transportes y Tránsito, trabajaron de la mano de la Escuela de Ciegos y Sordomudos para tomar la mejor de decisión en cuanto al material de las guías, las cuales tuvieron un costo, solo en El Poblado, de 15 millones 638 mil pesos.

Otras dudas
Un año después de la instalación de dichos elementos, algunos lectores como Luis Posada manifiestan que nunca han visto pasar por esos cruces a ningún invidente, y que hay resaltos deteriorados. “Mi inquietud es si son desechables y nos tocará volverlos a pagar porque ya están deteriorados y rotos en muchos de los cruces. Me gustaría que la Alcaldía de Medellín contara quién contrató ese servicio, cuánto costó, indicarnos si el contrato tiene pólizas de garantía y si ya tienen un balance del servicio que prestan esos resaltos”, dijo el lector, quien transita diariamente por la Avenida El Poblado.

Plenamente justificados
El Tránsito sostiene que son medidas para tener una ciudad más incluyente, que la población aproximada de ciegos o con limitaciones visuales es de 25 mil personas en Medellín, y que la firma contratista fue la Unión Temporal Medellín Competitiva, encargada de mejorar la señalización horizontal de las vías de la ciudad con pintura termoplástica de larga duración.
Juan Fernando Franco, Subsecretario Técnico de la Secretaría de Transportes y Tránsito de Medellín, se pronunció sobre los resaltos y la duda del lector. “Me permito informarles que las nuevas intervenciones realizadas por la Administración Municipal sobre el espacio público, están orientadas a garantizar las condiciones de accesibilidad y seguridad para toda la población de manera completamente incluyente, de tal forma que toda la población, sin importar sus condiciones físicas, tenga autonomía en su desplazamiento en la medida de sus posibilidades, lo cual obliga a construir la ciudad a partir del más débil. Es por esto que consideramos que la inversión realizada en la Avenida El Poblado con el propósito de orientar a la población invidente que pretende cruzar la vía entre un andén y su opuesto, se justifica en la medida en que logremos mejorarle la calidad de vida aunque sea a una sola persona con dificultades en su desplazamiento, máxime si consideramos que cualquiera de nosotros podemos en algún momento sufrir algún tipo de discapacidad”, argumentó el funcionario del Tránsito.
Por otro lado, informó que el producto aplicado para la elaboración de las guías táctiles de la Avenida El Poblado, tiene una garantía de cinco años sobre el material y que existen pólizas de garantía que respaldan al Municipio, por lo cual se estará requiriendo al contratista para que realice las reparaciones del caso.