El instinto de su abuela le dio alas a Mateo

Squash internacional Team Medellín

El nombre de este joven habitante de Castropol ya resuena en el squash internacional. Tercera entrega de la serie Talentos de El Poblado en el Team Medellín.

La responsable de todo fue su abuela, María Carolina. Ella fue la que, con curiosidad, visitó hace siete años las canchas de squash del Country Club y preguntó en qué consistía ese deporte que se jugaba en una cabina de muros y vidrios, con una raqueta y una pelota que no paraba de rebotar por todos lados.

Decidió inscribirse en las clases del club, con todo y que ya sobrepasaba los setenta años. Su nieto Mateo Restrepo Pedroza siempre la acompañaba como espectador, pero no se animaba a jugar.

Publicidad

Su atención en esa época se la robaban el fútbol y el tenis, incluso jugó el Ponyfútbol, pero sus pretensiones en ambas disciplinas no eran mayores.

Algún día, la abuela María Carolina le insistió que jugara con ella y desde entonces no ha parado. Tenía doce años cuando comenzó su historia con el squash, un deporte que le ha permitido vivir experiencias y emociones de todo tipo, de alegrías y de frustraciones, que lo han formado como persona y deportista hasta el punto que hoy es considerado uno de los prospectos con mayor proyección en Antioquia. El año pasado fue elegido para ser parte del Team Medellín, el programa del Índer que apoya a futuros talentos.

Su primer torneo, su primera victoria

Sus primeros raquetazos los dio en el Country Club con el profesor Rubén Arroyave, quien se convertiría pronto en su apoyo principal. Al comienzo asistía dos veces por semana a las clases, pero sus avances fueron incrementando la intensidad, hoy entrena hasta seis veces por semana.

No había completado sus dos primeros meses cuando participó en su primer torneo, un evento en el Club El Rodeo para niños que recién iniciaban en el squash, en el cual obtuvo su primera victoria. Fue el impulso para continuar practicando y conseguir más logros.

Un semestre después el profesor Rubén lo invitó a que se vinculara con la Liga de Squash de Antioquia. Entonces su carrera adquirió más seriedad, pues de jugar torneos recreativos pasó a estar presente en competencias con un nivel mayor y con objetivos más relevantes, como representar a Antioquia en válidas nacionales y aspirar a selecciones nacionales.

Sueños y adversidades

El 2018 fue un año de contrastes para Mateo. Por un lado, en el primer semestre fue seleccionado por el Índer para hacer parte del Team Medellín. La noticia lo tomó lejos del país, en Alemania, donde se encontraba realizando un intercambio estudiantil -este año cursará décimo grado en el Colegio Alemán (tiene 16 años)-, donde también aprovechó para jugar squash, alcanzando a disputar algunos torneos que le permitieron ubicarse en el top 50 junior europeo.

Fue Rubén Arroyave el responsable no solo de contarle la buena nueva del Team Medellín, sino que fue él quien hizo toda la gestión para que Mateo reciba el apoyo de este programa.

Su experiencia en el Team Medellín hasta ahora ha sido satisfactoria, pues valora el apoyo que recibe de diferentes profesionales como nutricionistas, preparadores físicos y psicólogos, y lo mejor, dice, es que “ellos se comunican entre sí; hay un proceso”.
Ese acompañamiento fue fundamental en su recuperación de la lesión que sufrió en noviembre pasado mientras entrenaba: una microrrotura de las fibras del glúteo medio derecho que puso en duda su participación en el US Open Junior en Estados Unidos, hasta ahora el torneo más importante en el que ha participado.

Gracias al trabajo de los profesionales del Team Medellín, afirma Mateo, su recuperación fue rápida y logró viajar al evento en el que, de todos modos, no llegó con el mejor ritmo de competencia y perdió en primera ronda, aunque la experiencia fue inolvidable.

A Estados Unidos piensa volver cuando se gradúe del colegio, pues su meta es acceder a una beca para estudiar Economía.

 

El apoyo de los papás es vital

“Mis papás, Luis Felipe y Andrea, siempre han estado ahí, si fuera por mi papá no se perdía ningún entrenamiento, constantemente lo llamo y le pregunto qué piensa sobre algún asunto de mi preparación, ellos nunca jugaron squash, pero son muy interesados por este deporte”.

 

¿Qué es el Team Medellín?

Este es un programa creado por el Índer de Medellín para apoyar a “deportistas de diferentes disciplinas en temas económicos, de medicina, fisioterapia, psicología, nutrición y con educadores físicos que fortalecen su proceso deportivo”.
Los integrantes deben tener entre 5 y 19 años y haber nacido en la ciudad o al menos haber vivido en ella los últimos tres años.

La entidad realiza una convocatoria pública y primero hace una preselección. Luego efectúa unas pruebas de condición física para finalmente elegir a los integrantes.

El Índer ha hecho hasta el momento dos convocatorias de las cuales han sido seleccionados 116 deportistas entre más de 400 postulados.

Publicidad