El hombre ilustrado

Salón del tatuaje. Medellín 2016
Foto: Juan David Caicedo
Texto: Saúl Álvarez Lara
Después buscarlo con insistencia, un domingo al atardecer, encontré El hombre ilustrado, el libro de cuentos que Ray Bradbury escribió en 1951. Allí mismo lo hojeé. Desde las primeras páginas el hombre que llevaba su cuerpo tatuado con figuras en perpetuo movimiento me habló como si él también me hubiera esperado. Tantas ilustraciones como historias. Dieciocho. “Ventanas abiertas a mundos luminosos” dijo el hombre o tal vez fue Bradbury o tal vez lo pensé yo mismo. “Míralas con detenimiento y te contarán historias fantásticas, pero ten cuidado, hay un lugar vacío en mi omoplato donde encontrarás la tuya…”, anunció. Recorrí su piel ilustrada. Pasé de figuras desconocidas a paisajes fantásticos y al final llegué al lugar vacío que me esperaba. “Te lo advertí”, murmuró, y cerró sus hojas sobre mi imagen ilustrada en su piel…