El edificio Dallas a subasta pública

 
 
  
   
 

. Incluso algunos habitantes de la calle se fueron a vivir al Dallas. Durante varios años la comunidad aledaña manifestó su inconformidad porque no le veía un uso adecuado a la edificación. Sin embargo, hoy el Dallas parece encontrar un destino diferente al abandono porque la Dirección Nacional de Estupefacientes le ha realizado extinción de dominio y lo ha puesto en venta.

Los antecedentes
A finales de 2004 la Dirección Nacional de Estupefacientes lo puso en venta pero no hubo ofertas satisfactorias para la entidad. En agosto de 2005, la DNE dijo a Vivir en El Poblado acerca del futuro del inmueble que la institución educativa Politécnico Jaime Isaza Cadavid presentó un proyecto para la asignación del edificio. Sin embargo, esta solicitud fue negada por el Consejo Nacional de Estupefacientes en cumplimiento de dos disposiciones del Conpes de 2004 y 2005. El Conpes o Consejo Nacional de Política Económica y Social, es la máxima autoridad nacional de planeación que asesora al Gobierno en todos los aspectos relacionados con el desarrollo económico y social del país. Según estas disposiciones los inmuebles urbanos en proceso de extinción de dominio, incautados a narcotraficantes, deben ser vendidos y destinar los recursos obtenidos al mejoramiento y construcción de centros carcelarios del país.
Estas disposiciones fueron ratificadas por la Ley 998 de diciembre de 2005, que ordena vender estas propiedades dentro de la normatividad del derecho privado. Posteriormente, la Ley se materializó en la Resolución 23 de julio 2006, que da las instrucciones para la venta de estos bienes.

El proceso
En septiembre de 2006 la Dirección Nacional de Estupefacientes hizo una invitación pública a agencias inmobiliarias para la venta de estos bienes mediante subasta pública. Uno de los 12 promotores escogidos en el país fue la Inmobiliaria Gabel, que gestiona la venta del Dallas y de otros inmuebles. Para el proceso de venta el bien debe ser avaluado comercialmente. Una vez se tenga el precio base de la propiedad, el promotor la divulga mediante publicación nacional y procede a recibir las ofertas de los interesados. A partir de la primera oferta hay da un plazo de 10 días para la recepción de las demás. A los oferentes les exigen indicar la procedencia de los recursos con los que van a participar en la subasta y consignar el 20% del precio base del bien. Una vez cumplidos los 10 días, citan a quienes presentaron sus ofertas y en una audiencia pública en las instalaciones de la inmobiliaria venden el inmueble a la oferta más alta. En caso de que alguien quiera hacer una oferta más alta, se hace una segunda vuelta para elegir la mejor propuesta. Finalmente, el comprador tiene 90 días para cancelar el valor restante ofrecido por el inmueble. Y a los demás les devuelven el dinero consignado menos los gastos bancarios. El edificio Dallas será vendido en su totalidad como una sola unidad productiva. La Inmobiliaria Gabel afirma que estima la publicación del valor base del edificio para este mes.