El colectivo Túnel Verde se defiende

“No somos fundamentalistas sino fundamentados, los fundamentalistas son Metroplús, el Alcalde y Corantioquia, que no han querido concertar”

“Después de ver las declaraciones del alcalde Héctor Londoño, en las que nos dice fundamentalistas, hay que contestar: No somos fundamentalistas sino fundamentados, los fundamentalistas son Metroplús, el Alcalde y Corantioquia, que no han querido concertar (…) Una función primordial de un alcalde es fomentar la participación ciudadana y la convivencia. Las descalificaciones y las acusaciones de él van en contravía de esa función, lo invitamos a dar un debate serio y con argumentos”. Así responde Camilo Quintero, integrante del colectivo ciudadano Túnel Verde, a las declaraciones del alcalde de Envigado, Héctor Londoño, cuando en un medio local calificó a los integrantes del colectivo de la siguiente manera: “Los del colectivo Túnel Verde son fundamentalistas”. Quintero también asegura que “el Alcalde está faltando a la verdad cuando dice que nunca nos bajamos del automóvil; o lo han informado mal porque siempre hemos promovido la movilidad sostenible”. Por su parte Faver Cuervo, otro integrante del colectivo agrega: “El llamado al señor Alcalde es a que maneje el lenguaje, ese no es el mejor comportamiento de una persona que debe dar ejemplo a la ciudadanía. Es un llamado a que controle los ánimos, y a que no se deje llevar de su emocionalidad”.

Durmiendo el sueño de los justos
El pulso medioambiental entre el colectivo Túnel Verde y Metroplús, la Alcaldía de Envigado, Corantioquia y AIA, por la construcción del tramo 2B de metroplús en Envigado, todavía no se resuelve. Hoy, el caso pareciera estar durmiendo el sueño de los justos en el Consejo de Estado. Cabe recordar que el 11 de abril de 2014, el colectivo Túnel Verde presentó una acción popular ante el Tribunal Administrativo de Antioquia, instancia que sustentó sentencia favorable para este, y declaró responsable a Corantioquia, a Metroplús S.A. a y la empresa Arquitectos e Ingenieros Asociados –AIA– por la vulneración de los derechos colectivos al goce de un ambiente sano, a la existencia de un equilibrio ecológico, manejo y aprovechamiento racional de los recursos naturales y garantía de su desarrollo sostenible, entre otros. Luego, la sentencia fue apelada por los demandados, por lo que llegó al Consejo de Estado, que tendrá la última palabra sobre el caso. “La Ley dice que el Consejo de Estado tiene 20 días para pronunciarse en segunda instancia, pero por las particularidades y congestiones que tiene nuestro Sistema Judicial, el tiempo de la sentencia definitiva es incierto, puede demorarse unos meses más, incluso años”, explica Camilo Quintero y añade: “El Túnel Verde, para evitar demoras, presentó una petición a Corantioquia, Metroplús S.A. y a la Alcaldía de Envigado para lograr una concertación y así no esperar la decisión del Consejo de Estado, que puede demorarse años. La respuesta a esa petición fue negativa…”. Una vez se pronuncie el Consejo de Estado, el fallo será definitivo, es decir, la decisión no podrá ser apelada en otra instancia.