El clásico se juega en las tablas

 
 
   
  Tiempo después la idea es escrita por Álvaro Sierra a quien se le ocurrió agregarle un referente como Romeo y Julieta, y después dentro de la etapa de transformación sobre escena, de la mano de la dramaturgia dirigida por Álvaro Narváez, “nos parecía, a De Ambulantes, que por un lado debíamos trabajar algo que siempre tenemos presente: el planteamiento de preguntas que circulen alrededor de la situación del país, como hicimos con Antígona y la pregunta ¿qué pasa en Colombia con los cuerpos que quedan insepultos? y por el otro lado buscar la conexión de público y actores” dice Álvaro Narváez, Director.

Esta vez la búsqueda que plantea De Ambulantes con Tribuna Capuleto, es para responder ¿qué pasa en una ciudad que se mata en nombre del fútbol?, manchando el mandato de Diego Armando Maradona que entre dientes y lagrimas expresó en su despedida que la pelota no se mancha.

Hagamos el amor
Para Ángela Maria Aguirre, Julieta, los espectadores que han visto la obra han sido de gran valor, “en el teatro ellos son el 50 y uno el otro 50 por ciento, estoy muy agradecida con el público porque sé que en el fondo la obra trae un mensaje que se encarga de recordarnos que es mejor amarse que odiarse, despreciarnos es muy tonto; por qué en un mundo que va tan a la carrera nos preocupamos por odiar, bastante tenemos con el cansancio de cada día.”
En este planeta en general, lo que pasa es que muchos seres se encuentran solos, y llenan esa soledad al salir de compras, a comer, o a rumbear, comenta Ángela Maria Aguirre. “Otras personas llenan ese vacío con manifestaciones masivas como las barras, espacios en los que se olvida de uno mismo como ser humano, desaparece el individuo, 500 personas no piensan por sí solas; la pasión de las tribunas sería muy bonita sí se llevara sanamente, canalizar esas emociones, esa gratitud, esa lealtad, pero hay que llevar eso con conciencia, para cuando el individuo se despierte no caiga en cuenta tarde, que había perdido el juicio.”

El exceso de pasión…
El exceso de pasión es perjudicial para la salud, parece decir Álvaro Narváez cuando anota que con la llegada del teatro a Grecia y su propósito meramente pedagógico junto a la ayuda del drama, buscaban mostrar que las pasiones del hombre llevadas al extremo son peligrosas. “Tribuna Capuleto es una propuesta contemporánea, que genera la participación del público a través de la unión de dos clásicos, el de Shakespeare y el del fútbol, con un lenguaje muy nuestro.”

Teatro experimental
En la primera y cuarta función cuando el relator decía que al aparecer Julieta le iban a cantar todos el cumpleaños, efectivamente el público entonó el cumpleaños feliz, “esto era un elemento que se pretendía, está dentro de lo que se ha denominado teatro experimental, y De Ambulantes, grupo que lleva más de 10 años trabajando con dos movimientos como el happen y la performance, buscaba que el espectador participará,” comenta Álvaro Narváez, y agrega: yo creo que hoy, más que en cualquier otro momento de la historia, el espectador está ávido por actuar, por eso esa búsqueda para que el público haga parte de la obra.
Tribuna Capuleto estará en temporada en el Teatro Ateneo Porfirio Barba Jacob, del 8 al 25 de noviembre, de jueves a sábado a las 7:30 p.m. y los domingos a las 5:00 p.m.