El apellido de Nora es leche

Nora Leche o Nora López
Nora López ama cocinar, así encuentra una forma de entregar amor a través del alimento.

Nora López lleva 19 años asesorando a madres lactantes para que puedan alimentar a sus hijos.

Por: Juan Pablo Tettay De Fex /juan.tettay@vivirenelpoblado.com

Cuando Nora López recibió a David, su hijo, en sus brazos, sintió que su misión en la vida estaba completa. “Cuando mi abuela, María Londoño de López, me preguntaba a mis seis años yo qué quería ser cuando grande, siempre le decía: ¡mamá!”. Sin embargo, cuando nació David, hace 35 años, ella tuvo problemas para lactar: “tres días me demoré en poder darle leche”, recuerda. Le enseñaron, le ayudaron y ella, que es enfermera, entendió que su tarea era colaborar para que todas las mamás pudieran darles leche a sus hijos.

Publicidad

Todos la llaman Nora Leche: “desde el primer día, cuando los papás guardaban mi celular, ponían mi nombre así. Nadie se acordaba de quién era Nora López”, cuenta.

“La lactancia es el acto de amor más puro que una mamá puede darles a sus hijos”, explica. Hace 19 años, cuando se separó, encontró que el apoyo a las madres era su refugio. Por eso creó Lactar. Todavía recuerda a Miguel, el primer bebé que llegó a sus manos. No olvida a ninguno de los 28.000 recién nacidos que ha ayudado en Medellín, Colombia y el mundo. “A mí llegó Emilia, una bebé de la India que tenía un grave problema de desnutrición. Haberla sacado adelante es un milagro de vida”.

Cuando se le pregunta por los beneficios de amamantar, ella hace una lista grande: “la leche materna no genera desperdicios, ayuda a generar anticuerpos, contribuye en el desarrollo del cerebro, evita enfermedades en la edad adulta, no tiene costo (si un bebé solo toma leche materna durante sus primeros seis meses de vida, hay un ahorro de 3.5 millones de pesos)”.

Cuando estaba pequeña, decía que quería tener 20 hijos: “cargar siempre a un bebé”. Hoy lo cumple, todos los días tiene a un pequeño en sus manos y su satisfacción más grande es la de recibir una llamada de un papá o de una mamá dándole las gracias. “Para mí, con un solo bebé que empezara a comer hubiera sido suficiente. Me estremece la gratitud de las personas conmigo”.

Publicidad