Comuna sin comunidad (editorial)

El modelo de desarrollo urbano que enmarcó la transformación de El Poblado condujo a la configuración de una comuna sin comunidad.

Comunidad entendida como convivencia en armonía, construcción de espacios privados y públicos con sentido de colectividad, ejercicio de conocer y compartir con los vecinos, para generar amistad y construir confianza. Como práctica de respeto hacia el otro, de consideración por quienes trabajan para nosotros, de respeto por el descanso. De manejo responsable y solidario del espacio público, de correcta disposición de basuras y también de excrementos de mascotas. Es alentar el debate con altura en las reuniones de administración de las copropiedades, por citar pocos aspectos.

Para una sana socialización es necesario compartir espacios diferentes a los colegios, clubes, lugar de trabajo. Hay que perseverar en la construcción con solidez del concepto de vecindario, ideal que de tajo ha sido descartado en este modelo de comuna, sustentado en la proliferación de mensajes de temor, de inseguridad, y en la adopción de unas normas de urbanidad, que de pronto están erradas, en cuanto alientan el aislamiento y la prevención. A ello se suma el componente urbanístico: enormes edificios habitados por desconocidos, procedentes de diferentes sitios de la ciudad. Lo único que los une, en muchos casos, son los apuros propios de la administración o el funcionamiento del edificio.

Así las cosas, ni siquiera se logra un simple referente común, porque nada nos confiere identidad. Y –más grave aún- no la estamos construyendo. Abundan las razones: carencia de espacios, diseños viales donde se apretujan los vehículos, ausencia de aceras para caminar en busca de un café con aroma de amena tertulia, por citar las de bulto. Hay sequía de elementos integradores, un comportamiento social que urge revisión.

Que este Poblado ensimismado que describimos sirva de espejo a la hora de diseñar otros desarrollos poblacionales. El hombre es un ser social por naturaleza: que se parta de esta premisa, si lo que importa es la calidad de vida, que comienza por la construcción de comunidad para asegurar el desarrollo integral y el bienestar de los asociados.



Ubicación

La comuna 14, El Poblado, está situada al suroriente de Medellín. Limita al norte con las comunas 10 La Candelaria y 9 Buenos Aires; al oriente con el corregimiento de Santa Elena; al sur con el municipio de Envigado y al occidente con la comuna 15 Guayabal.
Extensión: 1.432,58 hectáreas, equivalentes al 39 % del total de la ciudad.

Barrios
De acuerdo con la división territorial oficial, la comuna 14 está compuesta por los barrios: Colombia, Villa Carlota, Castropol, Lalinde, Las Lomas n.º 1, Las Lomas n.º 2, Altos del Poblado, El Tesoro, Los Naranjos, Los Balsos n.º 1, San Lucas, El Diamante n.º 2, El Castillo, Los Balsos n.º 2, Alejandría, La Florida, El Poblado, Manila, Astorga, Patio Bonito, La Aguacatala, Santa María de Los Ángeles.

Viviendas
La Encuesta de Calidad de Vida Medellín 2013 indica que en El Poblado hay 42.900 viviendas, de las cuales 31.603 están en estrato 6, 8.453 en estrato 5, 1.544 en el estrato 4, 636 en el estrato 3, 664 en el estrato 2 y 0 en el estrato 1.

Población y edades
Según la Encuesta de Calidad de Vida Medellín 2013, la comuna 14 tiene 125.841 habitantes, de los cuales 68.626 son mujeres y 57.215 son hombres. Por grupos de edad, en El Poblado 48.953 personas tienen entre 15 y 44 años; 45.640, entre 45 y 64 años; 18.150 tienen 65 años o más, y 13.098 tienen entre 0 y 14 años.

Niveles de educación
Universidad: 40.511 • Media: 26.569 • Especialización: 12.685 • Primaria: 11.713 • Ninguno: 7.322 • Preescolar: 6.465 • Tecnológico: 7.004 • Secundaria: 3.876 • Técnico: 3.783 • Maestría: 4.935 • Doctorado: 978

Seguridad
El Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc) señala que entre el 1 de enero y el 15 de octubre de 2015 se registraron cuatro homicidios en El Poblado, cuatro menos que en igual período de 2014, dos menos que en 2013 y 2 menos que en 2012. Además, se contabilizaron al 15 de octubre 284 días sin homicidios, vale decir un día más que en 2014, dos días más que en 2013 y un día más que en 2012.
En cuanto al hurto de vehículos, se han producido 26 casos al 15 de octubre de 2015, tres menos que en 2014, veintitrés casos menos que en 2013 y treinta y cinco casos menos que en 2012.
En la comuna hay 29 cuadrantes de Policía y 96 cámaras de videovigilancia.