La hora del Centro (editorial)

Si nos atenemos a las voces consultadas para elaborar este cuadernillo sobre la comuna 10 (La Candelaria), el Centro de Medellín entró hace varios años en un creciente proceso de deterioro que no ha sido posible frenar y cuyo efecto más perturbador es la inseguridad. Desde mediados de los 90, las alcaldías de turno han intentado conjurar los males de La Candelaria con algunas obras y paños de agua tibia, entre ellos la llamada Gerencia del Centro. Pero a la lupa del tiempo, está claro que los esfuerzos han sido insuficientes y no se ha logrado detener la decadencia, la destrucción de bienes patrimoniales, la pérdida del sentido de pertenencia, la sensación de que es territorio de nadie, la mezcla caótica de usos del suelo, la proliferación de bandas criminales de mucha y de poca monta, pero suficientes para atemorizar y ahuyentar a los habitantes y visitantes y degradar el núcleo, el lugar más importante de toda urbe que se respete.

Y son paños de agua tibia esas obras y acciones puntuales emprendidas para mejorar la comuna 10, porque allí también confluyen otras realidades contundentes. Por ser precisamente el centro, al Centro llegan todas aquellas personas marginadas, desempleadas, desplazadas, que han ido poblando las laderas de Medellín sin más opción que el rebusque, las actividades informales de todo tipo. A la par, han incidido de manera negativa, claro, las mutaciones del narcotráfico, con secuelas que aún no terminamos de ver y padecer: las sórdidas cuevas, las plazas de vicio; los herederos de los carteles desmantelados, resucitados, atomizados, del gusto por el dinero fácil y la muerte atroz, y la aterradora horda de personas, ya de fama internacional, que consumida por las adicciones deambula por Medellín.

Otro factor que para muchos influyó en el deterioro del Centro fue la construcción de la Avenida Oriental y la fractura que hizo a la antes aristocrática zona residencial de Medellín. Igualmente, se le atribuye su “guayaquilización” a la irrupción que hizo el metro por la carrera Bolívar. Estos y otros factores han hecho del Centro lo que es hoy. Pero hay esperanzas. Nuevas obras, sumadas a la creciente inversión social en las comunas, a las enseñanzas de los errores pasados y a la consciencia cada vez mayor de la necesidad de protegerlo, hacen pensar que empezó el resurgimiento del Centro y que por fin recuperará el esplendor que alguna vez tuvo.



Ubicación

La comuna 10 (La Candelaria), más conocida como el Centro de Medellín, está ubicada en la zona centroriental de la ciudad. Limita por el norte con la comuna 4 (Aranjuez); por el oriente con las comunas 8 (Villa Hermosa) y 9 (Buenos Aires); por el sur con la comuna 14 (El Poblado), y por el occidente con las comunas 7 (Robledo), 11 (Laureles – Estadio) y 16 (Belén). La Candelaria es considerada el centro fundacional, histórico y patrimonial de la ciudad. Extensión: 609 hectáreas.

Barrios
A la comuna 10 la conforman 17 barrios: Prado, Jesús Nazareno, El Chagualo, Estación Villa, San Benito, Guayaquil, Corazón de Jesús, Calle Nueva, Perpetuo Socorro, Barrio Colón, Las Palmas, Bomboná No. 1, Boston, Los Ángeles, Villa Nueva, La Candelaria y San Diego.

Viviendas
De acuerdo con la Encuesta de Calidad de Vida Medellín 2013, en la comuna La Candelaria hay 30.375 viviendas: 16.002 en estrato 4; 11.045 en estrato 3; 2.210 en estrato 2 y 1.118 en estrato 5Población y edades
Según la misma Encuesta, la comuna 10 tiene 85.323 habitantes, de los cuales 43.711 son mujeres y 41.612 son hombres. De 0 a 14 años hay 10.668 personas; de 15 a 24 años, 10.093; de 25 a 34, 14.289; de 35 a 44, 10.923; de 45 a 64, 26.834 y de 65 años o más, 12.516 personas.

Niveles de educación
Media: 21.353 personas • Primaria: 16.657 • Universitaria: 14.374 • Ninguna: 7.647 • Preescolar: 6.589 • Técnica: 5.713 • Secundaria: 5.325 • Tecnológica: 3.667 • Especialización: 2.883 • Maestría: 1.008 • Doctorado: 107 personas

Seguridad
De acuerdo con datos suministrados por la Alcaldía de Medellín, con base en el Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc), entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2015 los homicidios en la comuna 10 (La Candelaria) se redujeron en un 43 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2014, al pasar de 68 a 39. Con respecto a igual lapso de 2013, cuando hubo 80 homicidios, disminuyeron el 52 por ciento. Los días sin homicidios durante el primer semestre de 2015 aumentaron, al pasar de 132 el año pasado, a 148 en 2015. Sin embargo, la comuna 10 sigue presentando la tasa de homicidios más alta de la ciudad.
Otro índice que mejoró fue el de hurto de vehículos, al pasar de 78 en el primer semestre de 2014, a 63 en el mismo periodo de 2015. En la comuna 10 hay 66 cuadrantes de Policía y 266 cámaras de videovigilancia instaladas.