Dos motivos para la Azospermia


    Dos motivos para la Azospermia
    Una obstrucción en los conductos o un daño irreparable en los testículos son dos posibilidades ante la ausencia de espermatozoides en el semen.

    Si una persona en una relación tiene eyaculaciones normales pero por algún motivo su pareja no queda en embarazo, es pertinente descartar una posible Azospermia o ausencia de espermatozoides en el semen. Esta situación se puede presentar por dos razones fundamentales: un daño en los testículos que impide la producción normal de espermatozoides o una obstrucción en alguno de los conductos que no permite su salida. Esto tiene que ver con el proceso de producción de espermatozoides en los testículos, los cuales se acumulan en el epidídimo, pasan al conducto deferente, para luego juntarse con un líquido producido en la próstata y otras glándulas y salir finalmente por la uretra. Entonces, cuando el problema es de obstrucción muy probablemente tenga que ver con el conducto deferente de ambos testículos, pues con sólo uno basta para tener una producción normal. La otra posibilidad tiene que ver con alteraciones de los testículos, que eventualmente pueden tener una producción nula de espermatozoides. Esta condición puede ser adquirida por patologías como las paperas con orquitis, que consiste en una inflamación que daña estas “máquinas productoras”. En este segundo caso no tiene solución y se debe acudir a la donación de semen. Cuando el problema es sólo de obstrucción, las alternativas son una intervención quirúrgica para abrirse paso en los deferentes o extraer directamente de los testículos los espermatozoides y hacer una fertilización in vitro en la mujer. Ambos diagnósticos se deben emitir por parte de especialistas y por medio de espermogramas certificados.
    Romper las barreras de la infertilidad es posible, visitando CONCEVIDAS.