Dos lobos peleando

Nuestra fuerza, compasión y valentía se enfrentan todos los días a nuestro miedo, negatividad y agresión

/ Carolina Zuleta

Un anciano Cherokee le enseñaba a su nieto acerca de la vida. El nieto le dice al abuelo: “Me siento como si tuviera dos lobos peleando dentro de mi corazón. Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengativo. El otro, está lleno de amor, ternura y compasión.” Luego preguntó: “Abuelo, dime, ¿cuál de los dos lobos ganará la pelea?” El anciano respondió: “Ganará el lobo que más alimentes.”

Nuestra fuerza, compasión y valentía se enfrentan todos los días a nuestro miedo, negatividad y agresión. Y creo que la pregunta que muchos tenemos es, ¿cómo gano esta batalla? Hace unos meses entendí que parte crucial de ganar esta batalla es aceptarme tal y como soy.

Tratar de callar directamente al lobo inseguro y violento es una batalla perdida. Para comprobarlo, trata de no pensar en un elefante grande, gris y con una larga trompa. ¡Es imposible! Con tan solo leer esta oración tu mente creó la imagen de un elefante automáticamente. Así que si tratas de no pensar en lo negativo, ya estás pensando en lo negativo. Tratar de pensar en lo positivo cuando no lo sientes, se siente falso y no trae paz, pues en realidad es una manera de reprimir lo que está sucediendo dentro de ti. Entonces la única manera de ser la mejor versión de quien somos, es aceptando todo nuestro ser, lo que nos gusta y lo que no. Cuando lo hacemos, la batalla entre los lobos se calma y resurge nuestra verdadera esencia, que siempre es hermosa y poderosa.

Aceptar es hacer paz con lo que está presente dentro de ti; aceptar es recibir todo como es, sin juzgarlo. Puedes empezar por aceptar tus sentimientos. Muchas veces nos sentimos tristes o bravos, y nos decimos a nosotros mismos que deberíamos sentirnos felices y tranquilos. Aceptarte es darle un espacio a la rabia o a la tristeza dentro de ti. Es darte el permiso y el tiempo necesario para vivir al 100 por ciento esa emoción. Es reconocer que esos sentimientos tienen una información valiosa para ti.

O puedes practicar aceptándote cuando no haces algo que dijiste que ibas a hacer o cuando fracasas. Muchos de nosotros nos criticamos y nos maltratamos cuando no alcanzamos nuestras metas. Aceptarte es reconocer dónde fallaste y entender que hay algo dentro de ti que te frenó. No estoy diciendo que no te sientas un poco triste, pues eso es parte natural del proceso, pero hay una diferencia entre uno sentirse un poco triste y abusar de uno mismo con palabras y pensamientos hirientes. Cuando falles, trátate con compasión, mira tus errores con amor.

No caigas en el error de creer que entre más duro seas contigo más exitoso vas a ser. Es todo lo contrario, tus mejores dos armas para ganar la batalla entre los lobos es el humor y la compasión. Exígete, pero ten compasión por ese ser hermoso y en desarrollo que eres.
opinion@vivirenelpoblado