Domicilios: crece la oferta, crece el riesgo

Domiciliarios en El Poblado

El incremento de empresas que ofrecen entregas de todo tipo de productos genera alertas por los modos de contratación y las afectaciones a la movilidad.

Por: Sebastián Aguirre Eastman / sebastian.aguirre@vivirenelpoblado.com

Cerca del 57% de las 700 mil motos que circulan en Medellín trabaja en domicilios, dice el subsecretario de control de la Secretaría de Movilidad, Mario Ramírez. Tal cantidad ha crecido en los últimos años con la puesta en operación de empresas como Rappi, Domicilios.com, Uber Eats, iFood, todomicilios.com, que ha motivado además que diversos establecimientos refuercen esta opción entre sus valores agregados para los clientes.

El subsecretario Ramírez destaca que este fenómeno genera empleo y ayuda a la movilidad, dado que evita que la gente salga a hacer sus compras; sin embargo, advierte comportamientos indebidos de los conductores como el estacionamiento en zonas prohibidas, las altas velocidades y las contravías.

Contra el reloj y sin experiencia

Vivir en El Poblado entrevistó a seis repartidores. Dos trabajan para una empresa contratista y el resto está vinculado a ventas de pizzas y pollos. Los primeros se quejan porque el empleador les paga por vuelta. Así justifican que en ocasiones infrinjan normas de tránsito para llegar más rápido. “Mientras más vueltas hagamos, más plata recibimos”, dicen.

Sus colegas, en cambio, comentan que para ellos da lo mismo si hacen muchas o pocas entregas: el salario será el mismo.

Todos coinciden en que cada vez hay más domiciliarios en las calles y que algunas empresas no les ofrecen buenas condiciones contractuales. Además del pago por vuelta o la exigencia de un tiempo mínimo de entrega, a veces solo los contratan por horas y sin seguridad social.

Hay empresas “en las que si no pasas de 400 mil pesos mensuales no te pagan la seguridad social”, denuncian.

Otra situación crítica, lamentan, es que en el afán por ofrecer mayor cobertura a los clientes, hay negocios que están reclutando a conductores sin experiencia en conducción de moto. Son estos los que más infracciones cometen.

Hablan las empresas

Pizzas Piccolo respondió que cuenta con 65 repartidores y que se encuentra realizando modificaciones a los procesos de contratación y de operación de dicho servicio.

Desde Rappi comentaron: “Nuestros Rappitenderos prestan servicios directos a los usuarios y consumidores, los cuales son solicitados a través de la plataforma, que es lo único que Rappi provee. El valor del domicilio es recaudado directamente por el domiciliario en el momento en que entrega el servicio. Así mismo, gana la propina que determine el usuario”.
Y agregaron: “En cuanto a seguridad, ellos cuentan con su servicio de salud y Administradora de Riesgos Laborales (ARL) y póliza de seguros de responsabilidad frente a terceros. Esto garantiza cubrimiento ante accidentes personales, a terceros o casos como robos a sus bicicletas y/o motos”.

Otras empresas contactadas por Vivir en El Poblado decidieron no pronunciarse sobre el tema.