Doble calzada:¿para llegar más tarde?

 

 

 
 
 

Doble calzada:
¿para llegar más tarde?

Podemos correr más en las vías estrechas que en las amplias, incluso si son más empinadas

 
   
 

Ríos de tinta han corrido en este y otros periódicos para analizar la recientemente entregada Doble Calzada en la vía Las Palmas. Por consenso general, la vía mejoró lo que teníamos, pero se quedó corta frente a las expectativas. Algunos la critican por los taludes, otros por la anchura insuficiente, otros por que se dejaron demasiadas curvas, etcétera.

Digamos que el resultado final es aceptable, pero que no es la gran maravilla. Es una vía normalita, no una extraordinaria. No representa “lo mejor de la ingeniería nacional”, como leí que en algún momento decían los constructores. Ojalá no sea así, nuestra ingeniería realmente puede dar mucho más.

El punto que quiero comentar es el de las velocidades máximas permitidas en dicha vía. Que claramente fue construida para subir y bajar más rápido (perdón por la obviedad). Pero que al parecer terminaría siendo una de las vías más lentas de toda la ciudad. Mejor dicho, si por las autoridades de tránsito fuera, esa platica se perdió.

Veamos. Viniendo del Aeropuerto, entre Sajonia y la glorieta de Sancho Paisa, -es decir, todo el tramo que no es calzada doble- la velocidad máxima permitida es 60 kilómetros por hora. Pero al llegar a la doble calzada, la máxima baja a 40. También subiendo, la máxima es 40 km/h. Y eso que en el tramo de calzada simple, entre Sajonia y Sancho Paisa, la pendiente es aún mayor que en el tramo de doble.

Ah, y en la propia Loma de Los Balsos, muchísimo más estrecha y empinada que la doble calzada, donde nos ruegan que por favor bajemos en segunda o en primera, ahí podemos acelerar hasta 30 km/h. Mejor dicho, después de semejante inversión, podemos ir por la doble calzada 10 Km/h más rápido que en nuestras vías más peligrosas, estrechas y empinadas!

Lo cual lleva a las reflexiones siguientes:

Podemos correr más en las vías estrechas que en las amplias, incluso si son más empinadas.

Es tan ridículamente baja la máxima permitida en la doble calzada, que ningún vehículo la cumple. Incluyendo, por supuesto, todo tipo de autos oficiales. Salvo en un par de curvas estrechas, es bien difícil encontrar algún automóvil, camión o bus que circule a menos de 60 y si lo hay, seguro va por toda la izquierda.

Son tan tontas, tan poco aplicables, que la gente se acostumbra a no cumplirlas y se vuelven parte del paisaje. Y así ninguna señal será tomada en serio, ni en esta ni en ninguna otra vía. Me imagino la escena cuando un agente de tránsito, empiece a parar vehículos porque “señor, lo siento mucho, usted venía a 45 y esta es una vía de 40, ¿acaso no vio la señal?

Finalmente, también podría ser alguna de las opciones siguientes:

Que no nos avisaron, y las señales están en millas y no en kilómetros por hora.

Que tampoco nos avisaron y las señales indican la velocidad mínima y no la máxima permitida.

Que se agotaron a nivel nacional los números mayores de 40 pero tranquilos, próximamente llegará un embarque.

Los invito, señores Secretarios de Tránsito de Medellín y Envigado, a que suban o bajen por esta vía cumpliendo estrictamente las señales de velocidad. Como debe ser, por supuesto. Y después hablamos.

informacion@vivirenelpoblado.com