Divino, divino

Divino, divino
Daniel Hoyos, creador de la marca de ropa Divino es hoy el “compinche fabuloso” de la moda.

Daniel Hoyos aún no ha terminado la carrera de diseño de modas pero ya tiene dos locales en Medellín, uno en Bogotá y abrirá otro el próximo año en Barranquilla.

Medellín corre al ritmo de la moda y los diseñadores jóvenes y emprendedores brotan en todo lugar. Uno de los más cotizados por estos días y con ánimos escandalosos es Daniel Hoyos. Tiene una figura inofensiva, tono de voz suave y cierta tranquilidad en su proceder. Otra cosa es la ropa que diseña, textos seductores, imágenes sugestivas y una composición de colores y siluetas que son toda una tentación. La marca Divino pisa fuerte en la ropa juvenil de la ciudad, casi siempre en gente que quiere, más que estar a la moda, expresarse. Con dedicación y creatividad logró uno de los sueños de todo diseñador principiante, Colombiamoda 2007.

¿Funciona la moda Divino en los hombres de Medellín?
Son más conservadores, aunque están dejando de serlo, por eso Divino se ha vuelto una marca mucho más juvenil. Los hombres de 25 ó 30 para arriba son una generación muy conservadora pero los pelados entre 15 y 25 son mucho más moda porque también están más expuestos a los medios. No quiero crear estereotipos pero son más metrosexuales.

¿Y las mujeres?
Veníamos de estar estancados en la moda en Medellín y en el país. Las nuevas plataformas que entran como Mango o Zara, ahora Abercrombie, le abren la cabeza a la gente para ser capaz de ponerse otras cosas. No le creían tanto a las marcas de acá; a Zara y Mango que tienen más propuesta de moda, les creen, entonces da pie para que uno proponga más. Ya las mujeres se atreven a ponerse más cosas y en las mujeres el rango de edad es mucho más amplio que el masculino. Por eso la nueva colección tiene más grupos como Divino Lujoso con prendas menos saturadas de información, más básicas y siluetas más elaboradas.

¿No corre el riesgo de salirse del estilo que la gente conoce?
Ese es el equilibrio que tengo que encontrar. Todos los días me pregunto eso porque he hecho el experimento con prendas más básicas y no se venden. No quiero mezclar los dos estilos, sino que dos personas con gustos más moda o más básico puedan encontrar cosas distintas. Igual me voy a arriesgar porque yo también me canso de tanta estampación y porque finalmente es una moda de hoy, hay que diversificar, en dos años cuando a la gente no le guste el estampado ¿qué? La idea es que ese nuevo grupo para gente más adulta tenga el mismo concepto de toda la ropa pero menos color o menor tamaño en las frases.

¿Hay una tendencia entre los diseñadores locales a saturar las prendas?
Claro, pero también a nivel global muchas marcas mundiales son cargadas de cosas. No solo en la moda sino en todo. Lo que hace Divino es no quedarse ahí, seguir evolucionando, cada colección tiene una historia y cada prenda está justificada en ese cuento. Quién sabe cómo serán las cosas en cinco años.

¿Los mensajes en la ropa tienen una intención?
El slogan de Divino es “Putamente enamorado”. Ya hay una intención ahí y es que siempre hablará de amor y el amor genera muchas cosas: traición, dolor, pasión, sexo, celos. Entonces siempre es contar esa idea con el color, la silueta, los mensajes.

¿Qué tanto sigue las grandes pasarelas?
Sí sé qué está pasando, pero seguirlas no, nunca me pego de eso para diseñar. Yo estudié diseño gráfico, entonces la ropa es una forma de contar toda esa historia gráfica que tengo metida en la cabeza. Nunca pienso en la silueta desde el principio, sino en la historia de palabras y gráficos que quiero contar, como armando un guión de película. Obviamente sí me pego de las tendencias mundiales en siluetas porque tengo que vender; hay una empresa con empleados de por medio. La gente a veces llega buscando una silueta específica que está de moda, entonces yo la diseño en el estilo de Divino. Me interesa más proponer y lo que propongo es la historia.

¿Hay una historia detrás del nombre?
Solo sabía que quería algo robado de la cotidianidad, algo que la gente sin necesidad de pronunciar una marca lo usara normalmente haciéndole publicidad a mi marca. Así fui buscando pero no fui yo; estaba en 6to semestre y vendiendo ropa con imágenes religiosas que estaban de moda, estampé una camiseta con la imagen del divino niño con la palabra divino. María Adelaida Penagos fue la que dijo que sería un buen nombre para una marca y encaja perfecto con lo que yo buscaba. Mis amigos se burlan ya, pero es un nombre muy recurrente en cualquier conversación, todo lo que nos gusta es divino.

¿Qué es fundamental para estar a la moda sin correr al ritmo de ella?
Para las mujeres es muy fácil. Un buen jean es clave, hay muchos almacenes de zapatos, tienen mucho donde comprar y las camisas básicas también son muy importantes. A mí me gusta una mujer con perfume y que no se maquille mucho.

¿Qué encontrará la gente en la próxima colección?
Se llama “Fabulosos Compinches”. Es sobre la malicia que hay entre un hombre y una mujer que son amigos pero se coquetean todo el día y va ser algo porno en los gráficos. Yo sé que para los pelados que consumen va ser muy bacano pero para los padres que compren no sé. Lo que quiero es que no sea muy colorida, todo va a ser en blanco, negro y gris, el color se lo voy a dar a los hilos, estampados o etiquetas. Van a encontrar muchas sorpresas, porque hablo del doble sentido de la amistad y de malicia así que las prendas tiene mucha información por el revés.