Directora ejecutiva de la Fundación Sirenaica obtuvo reconocimiento en Buga

Isabel Mejía, directora ejecutiva de la fundación, fue reconocida por su gestión y apoyo a niños y jóvenes en su formación coral

Por Laura Montoya Carvajal

La Corporación para el desarrollo coral de Buga –Corpacoros- condecoró a Isabel Mejía, directora ejecutiva de la Fundación Sirenaica de Medellín, con la Medalla Carlos Armando Pérez, a la promoción de la música coral.

Isabel, a quien todos conocen como ‘Isa’, es ingeniera civil y fue corista del Estudio Polifónico. En Sirenaica se encarga de gestionar recursos y procesos, y por esto obtuvo este reconocimiento durante el Festival de Coros infantiles y juveniles de Buga el mes pasado, como homenaje al fundador de Corpacoros en exaltación de personas e instituciones que, como él, con su labor impulsan la actividad coral.

Mejía explica que le dio trabajo recibir el premio, porque si bien su papel de gestión es fundamental, cree “que es un reconocimiento a Sirenaica como entidad que trabaja con la transformación de la ciudad y la vida de las personas. Todo lo que hago es gracias a los profesores y alumnos y a su dedicación. Fue muy lindo cuando recibí la medalla y sentí el apoyo y cariño de toda la gente”.

Sirenaica lleva 15 años formando en canto a niños y jóvenes de instituciones educativas, que audicionan e ingresan a los diferentes grupos de la institución. Hoy 1.200 cantantes hacen parte de los cuatro coros y los semilleros.

Mejía manifiesta que el proceso es ascendente: comienza en semilleros formados por los niños que vienen de los colegios: los más talentosos pasan al Coro de cámara infantil, que posteriormente, constinuando su proceso formativo, llegan a integrar el coro Iuventus y Iuventus de cámara. En este último, el más avanzado, hay 18 coristas jóvenes, la mayoría venidos del proceso completo con la fundación y de los demás coros y en formación profesional en música.

Ahora, muchos de estos chicos enseñan a los más pequeños: “Se trata de formar formadores. Es muy bonito verlos a ellos con sus niños”, apunta Mejía.

La directora asegura que el trabajo con los coros es importante para impulsar el respeto y el autoreconocimiento. “Lamentablemente, mucho por hacer en esta actividad en Medellín, sin embargo pienso que el trabajo coral ha avanzado mucho en los últimos años”.

Uno de los principales problemas, en su opinión, es la falta de escenarios y posibilidades de participación, debido a que al ser los coros tan numerosos, sus posibilidades de clasificar a convocatorias se reducen. Justamente, esta fundación se sostiene con donaciones y apoyos de personas y empresas.

Para conocer más de la Fundación Sirenaica ingresa a fundacionsirenaica.org