Diego, internacional y auténtico

Diego, internacional y auténtico
Con una novedosa propuesta de electrovallenato, y luego de ganar audiencia en el exterior, el cantante Diego quiere sonar en su tierra, su mayor influencia

Gracias a su espíritu viajero y aventurero, a Diego Ramírez le pasó al contrario de lo que le sucede a la mayoría de artistas nacionales: primero los escuchan en sus ciudades y en las emisoras locales para luego dar el salto al campo internacional.
“He venido desde lejos, a buscar fortuna aquí”, dicen las primeras líneas de su sencillo “Ay Diosito”. Como la canción, Diego regresó a Colombia hace pocos días, enfocado en difundir su trabajo musical, con el cual ha ganado reconocimiento, puesto que suena en emisoras y bares de Estados Unidos y España.
Con su frescura y un acento paisa que no abandona, Diego narra que sus viajes y el conocimiento de nuevas culturas fueron el mejor insumo para su música. Rock y electrónica, sin olvidar la música tradicional colombiana, determinaron su estilo, el cual fue descubierto hace pocos años por José Miguel Velásquez, famoso productor que ha trabajado con Ricky Martin, David Bisbal y Alejandro Sanz, entre otros.



Viajando se aprende

Diego se fue de Medellín hace 16 años. Dice que su vida actual transcurre entre Madrid, Miami y Colombia, pero que, sin duda, el tiempo que vivió en Euaropa y en Estados Unidos fue lo que lo guió a encontrar el amor hacia la música. “Esta historia empezó hace unos 15 años”, cuenta Diego. “Trabajé en muchas cosas pero siempre alrededor de la música, hasta que más o menos hace tres años el productor me descubrió y quiso crear un sonido diferente conmigo. Al principio yo llegaba a muchos lugares solo por turismo pero cuando José me oyó cantar me recomendó aprovechar mi gusto por ritmos electrónicos con algo propio de Colombia, como el acordeón”.
Así, sin planearlo y convenciéndose de a poco de su talento, comenzó su carrera musical. Primero logró cantar en bares de Estados Unidos, hasta consolidar “Ay Diosito” y “No dejaré esa mujer let go” en emisoras y discotecas de Nueva York, Filadelfia, Pensilvania, Los Ángeles y ciudades de Florida. “Estamos fuertes en esos sitios, también hemos pasado por Puerto Rico y pronto estaremos ofreciendo conciertos en México y Venezuela. De todos mis viajes fui captando cosas, de culturas como las de Inglaterra y Dubai”, dice.

“Lo que viene es candela”
Lleno de optimismo, feliz con su estilo de vida y con la música que está haciendo, Diego afirma que después de dar a conocer suficientemente sus dos sencillos, piensa componer canciones a la vida, a las mujeres y a la gente. “Me han dicho que mi música suena similar a Fonseca y Carlos Vives. Pero lo mío es más moderno por la influencia que he tenido de la electrónica. Aquí veo mi futuro y se avecinan grandes proyectos en España. También quiero conquistar el público colombiano porque es una fuente musical muy importante en América Latina. Los artistas destacados quieren venir al país y creo que estoy preparado para mostrar todo mi trabajo. Ya hemos visitado medios, lo que viene es candela”, nos dice antes de viajar a España a cantar en Ibiza, de donde regresará al país para hacer una presentación en Cartagena.
Andariego y soñador, así es este artista que combinó su estilo de vida y sus influencias para innovar musicalmente: el electrovallenato de Diego, que ya suena en otras partes del planeta y espera entrar en el mercado colombiano.