Diciembre, mes de tacos

En las próximas semanas la situación de la Avenida será aún más compleja cuando empiecen las obras de los tramos 2 y 3 del corredor (del Dann a Oviedo). Cuando esta vía esté llena de cintas amarillas y montones de tierra a cada lado, empezarán las obras de La 10 (entre Vizcaya y la Avenida El Poblado). Así, las dos vías principales de la comuna estarán en construcción y esta zona, de por sí de tráfico congestionado y caótico, estará aún más enredada por varios meses, pero eso no es todo, las obras de la doble calzada de Los Balsos estarán en curso después de septiembre y para el final del año, habrá huecos, máquinas, tierra, desvíos, tacos, polvo (o pantano), y quién sabe qué más (porque faltan los enredos imprevistos con las redes de servicios públicos y el incumplimiento habitual de los cronogramas) en toda la zona central de El Poblado.

Duro sí, pero necesario si se tiene en cuenta que, como dicen los técnicos del Plan Poblado, las obras propuestas no alcanzan a mejorar la movilidad, sino a mantenerla en la situación actual. “En algún momento El Poblado deberá optar por el transporte público”, dijo Luis Alberto García, Gerente del Plan, a Vivir en El Poblado, y agregó que obviamente los transportadores deberán cambiar la naturaleza y calidad de su oferta para que eso sea posible.

Por más que estemos avisados, nada podremos hacer para evitar que esto, el despelote, sea así. Ojalá los constructores hagan las cosas bien y a tiempo.