Desde la ribera del Támesis

Cortina de frutas en Támesis, Antioquia
Fotografía: Laura Montoya Carvajal
Texto: Saúl Álvarez Lara
En Támesis, población del suroeste que lleva el nombre del río que atraviesa Londres por deseo expreso de su fundadora, doña Rafaela Gómez Trujillo, quien visitó la City en plena era Victoriana y regresó para fundar la población en su honor, es posible encontrar, como una marca nada británica en los muros blancos de sus casas y en aparente desorden, cortinas de frutas tropicales. Las frutas caen con ritmo propio. Granadillas con granadillas, piñas con piñas, peras con peras. Fresas y Kiwis no se mezclan. Doña Rafaela vinculó el río legendario, frío y lejano, con esta tierra abundante en colores y naturaleza. Mundos distintos y distantes. Sin duda el pirata Francis Drake a la vista de tal tesoro hubiera deseado quedarse por siempre; sin duda, hoy, desde la oscuridad más allá de la cortina de frutas, Rafaela o Victoria en persona, nos observan sin compartir el momento…