Desde el Museo / Mayo (quincena 1)

     
     
    Publicado en la edición 413, Mayo 9 de 2010
     
       
     
     
     
    Un punto de vista –
    Paisaje urbano del Valle del Aburrá
     
     
    La obra se ubica en el nivel de los transeúntes, sin pedestal que la separe del suelo donde transcurre la vida cotidiana de los hombres
    y la eleve a espacios simbólicamente superiores y trascendentes; sale al paso de las personas y se hace divertida y viva justamente por ello
     
       
     
     
       
     
    Por Carlos Arturo Fernández U.
     
     

    Las manifestaciones urbanas del arte contemporáneo, al menos desde los movimientos minimalistas de los años sesenta del siglo pasado, privilegiaron casi siempre formas tridimensionales vinculadas con la escultura y, posteriormente, con la instalación. En general, se afirmaba que el ritmo de la ciudad, determinado en gran medida por la velocidad del automóvil, exigía un arte de formas simples y contundentes que pudieran ser captadas con un solo golpe de vista.
    Frente a ello, la presencia de trabajos que, de una manera u otra, se remiten al campo de la pintura, resulta inquietante y, a la vez, llena de referencias históricas, estéticas y culturales. No puede olvidarse que por muchos siglos la pintura mural al fresco fue la más clara manifestación de los valores colectivos y de la vida urbana en Occidente. Pero en el arte contemporáneo no se trata de una referencia nostálgica del pasado sino de la búsqueda de nuevas posibilidades técnicas, formales y estéticas.
    Entre quienes han recorrido con más insistencia ese camino entre nosotros, está Jean Gabriel Thenot; lo demuestra la obra “Un punto de vista – Paisaje urbano del Valle del Aburrá”, en el Condominio Selva Clara, sobre la Transversal Superior, en Medellín.
    Jean Gabriel Thenot (París, 1951) es un artista francés que ha desarrollado toda su obra en Medellín, aportando al arte colombiano la compleja postura frente a la disyuntiva entre realismo y abstracción que se formuló en Francia hacia mediados del siglo 20. En efecto, contra la idea predominante de que se trataba de visiones excluyentes, muchos artistas franceses, quizá teniendo presente la obra de Picasso y de Matisse, demostraron la riqueza de un arte abstracto en su esencia pero que parte de la observación de la realidad para descubrir en ella sus estructuras fundantes y no meros detalles accidentales.
    “Un punto de vista – Paisaje urbano del Valle del Aburrá”, de 1992, es una obra en concreto y cerámica pintada, de 12.50 metros de longitud, 1.65 de altura y 1.30 de ancho, que, a través de módulos, crea la idea de un paisaje total que es posible descubrir sólo a través de una sucesión de miradas y de análisis.
    Jean Gabriel Thenot plantea aquí las estructuras de fuerza y energía del paisaje en el Valle de Aburrá, un problema que a lo largo de las últimas tres décadas se ha convertido en la base de su obra.
    Aquí, Jean Gabriel Thenot nos plantea un paisaje pintado que se desarrolla en medio del paisaje real y reflexiona sobre él. Por tanto, con estas técnicas y procesos no estamos ante una simple estratagema para sacar la pintura a la calle. Más allá, se descubre un diálogo entre naturaleza y arte, entre percepción y estructura, entre apariencia y realidad: un diálogo que tiene que ver con la posibilidad de construir sentido para el arte y para la vida.

    ***

    Del 7 de mayo al 8 de agosto de 2010, el Museo de Arte Moderno presenta en su sede de Ciudad del Río la exposición “Carlos Garaicoa – Bienes mostrencos”. Garaicoa (La Habana, 1967) se destaca entre los artistas cubanos de su generación. Esta exposición plantea una reflexión sutil sobre la ciudad a partir de la arquitectura. Sin duda, se trata de una de las mejores exposiciones que se verán en Medellín en este año.