Desde el Museo / Marzo (quincena 2)

     
     
    Publicado en la edición 410, Marzo 27 de 2010
     
       
     
     
     
    Equinoccio
     
     
    Salta a la vista que no nos encontramos ante una escultura, en el sentido tradicional de la palabra: aquí no hay un material que el artista talle directamente, como se hace por ejemplo con la madera o el mármol, ni tampoco esta obra es el resultado de un modelado que se traslade a otro material, como ocurre en las obras vaciadas en bronce
     
       
     
     
       
     
    Por Carlos Arturo Fernández U.
     
     
    Ronny Vayda (Cartagena, 1945) es uno de los artistas que representan la transformación producida en el arte colombiano, y particularmente en el campo de la escultura, dentro del proceso de globalización que se vive a partir de los años 70.
    En realidad, después de décadas de predominio de arte nacionalista, desde mediados del siglo 20 los artistas del grupo de Negret, Ramírez Villamizar, Obregón y Botero se habían abierto a nuevas dimensiones estéticas. Sin embargo, la apertura definitiva es resultado del proceso desencadenado por las Bienales de Coltejer.
    Como muchos de los artistas más novedosos de su generación, que desarrollan gran parte de su actividad en Medellín, Ronny Vayda es arquitecto; esa formación es la base de su interés por el espacio de la ciudad donde plantea trabajos en los cuales predominan valores constructivos y espaciales, y ya no sólo volumétricos como había sido típico de la escultura a lo largo de la historia.
    En ese contexto aparece “Equinoccio”, una obra en lámina de acero soldada y oxidada, de 4 por 5,20 por 5 metros, que instala en 1993 frente al Hotel Park 10, en el barrio El Poblado.
    Aunque la obra de artistas como Ronny Vayda nos ha ido acostumbrando a reconocer estos trabajos como nuevas manifestaciones escultóricas, salta a la vista que no nos encontramos ante una escultura, en el sentido tradicional de la palabra: aquí no hay un material que el artista talle directamente, como se hace por ejemplo con la madera o el mármol, ni tampoco esta obra es el resultado de un modelado que se traslade a otro material, como ocurre en las obras vaciadas en bronce. Se trata, en realidad, del desarrollo de una idea geométrica básica que da origen a un diseño estructural que se despliega en el espacio en un proceso de construcción.
    Ronny Vayda piensa su trabajo desde una dimensión arquitectónica. Por eso, frente al antiguo valor escultórico de las masas que ocupan el espacio, estas esculturas se plantean como un desarrollo del espacio mismo, es decir, como una construcción que sólo puede captarse cuando se analiza también desde un punto de vista temporal. Y entonces descubrimos que el diseño básico que da origen a la obra va mucho más allá de una simple formulación geométrica y nos enfrenta a la complejidad de una reflexión estructural pura.

    Peter Greenaway ocupa un lugar de primera línea en el arte actual. Es un artista galés que trabaja en el terreno del cine, lejos de las corrientes comerciales predominantes. En ese contexto desarrolla obras artísticas en los cuales dialoga con maestros de la historia, como Rembrandt y Leonardo; ahora, con Fernando Botero ha elegido por primera vez un artista vivo para crear una obra en diálogo. El Museo de Antioquia expone hasta el 5 de abril “Greenaway vs. Botero”: una muestra del más alto nivel internacional que hace su presentación a nivel mundial en Medellín.