Desde el Museo / Marzo (quincena 1)

 
 
Publicado en la edición 409, Marzo 13 de 2010
 
   
 
 
 
Retorcido
 
 
A lo largo del trabajo de John Castles (Barranquilla, 1946) se puede percibir la manera como se interpretan los valores de la geometría y de los materiales, que se cargan paulatinamente de un sentido orgánico
 
   
 
 
   
 
Por Carlos Arturo Fernández U.
 
 
La generación de jóvenes artistas que hizo su aparición en los ámbitos nacional y local de los años setenta del siglo 20, después de las Bienales de Arte de Medellín, supo aprovechar una posibilidad especial de desarrollo que fue generada por el auge del arte urbano en las décadas finales del siglo.
Entre ellos fue evidente el interés por el Minimalismo, un movimiento internacional aparecido en los sesenta, que se centraba en el despliegue de formas geométricas simples y modulares, a partir de materiales industriales no intervenidos por el artista, como láminas de hierro, aluminio o plástico, con la intención de limitarse a las puras formas y bloquear cualquier búsqueda de significado: “lo que hay es lo que ve”, se afirmaba con frecuencia.
Pero aquella generación de escultores colombianos no se detiene en la imitación del Minimalismo sino que, reconociendo además la herencia histórica de Eduardo Ramírez Villamizar y de Édgar Negret, plantea alternativas y puntos de vista muy originales que siguen ofreciendo actualmente posibilidades de desarrollo.
A lo largo del trabajo de John Castles (Barranquilla, 1946) se puede percibir la manera como se interpretan los valores de la geometría y de los materiales, que se cargan paulatinamente de un sentido orgánico.
“Retorcido” es un trabajo de 1997, en lámina metálica oxidada, de 650 por 360 centímetros, que se encuentra en el Edificio Isagen, en la Avenida El Poblado. En obras anteriores del mismo artista resultaba más directo el propósito de hacernos sentir, por ejemplo, las relaciones entre el peso y el equilibrio de unas placas metálicas que se sostenían por la contraposición de empujes. En la obra “Retorcido” todo es más sutil y el asunto ya no se resuelve con un hábil juego de cortes y soldaduras. Es casi como si esta gran placa metálica hubiera adquirido vida propia y se limitara a moverse libremente, a vivir frente a nosotros, y a integrarse y crear su contexto arquitectónico.
En efecto, a diferencia del predominio de los elementos modulares y repetidos que se unían siguiendo una lógica formal, aquí predomina la continuidad que es propia de los procesos orgánicos, sin que entendamos de manera tan evidente qué es lo que ha ocurrido con la placa metálica. En ese sentido, más que al trozo de metal, John Castles se refiere a nuestra propia sensibilidad, a través de un juego poético de flexibilidad y pliegue que nos hace perder la sensación de peso y solidez del material.
Estas reflexiones desde el Mamm intentan, como es evidente, ayudarnos a percibir y disfrutar de las obras de arte que nos rodean. Sin embargo, sería mucho más importante que, al invitarnos a mirar ese aspecto del patrimonio cultural de Medellín, sirvieran para hacer caer en la cuenta del gravísimo estado de deterioro de muchos de estos trabajos, y de la responsabilidad de la Administración y de los ciudadanos en su conservación y mantenimiento. Pocas obras están en situación tan buena como la del Edificio Isagén.