Descubre tu Buda de oro

La leyenda del Buda de oro cuenta la historia de un grupo de monjes tibetanos que descubrieron un gran tesoro cuando trasladaban uno de sus templos sagrados a otro lugar. Entre las muchas cosas que debían transportar había un Buda gigante al cual le oraban. La escultura, hecha de arcilla, era inmensa y muy pesada, y se necesitaba una grúa para moverla. Al levantarla del suelo, la arcilla se comenzó a romper. Uno de los monjes que estaba observando el proceso, notó que por una de las grietas algo brillaba y decidió utilizar un cincel para descubrir lo que había dentro. Para su sorpresa, dentro del Buda de barro estaba metido un gran Buda de oro. 
A cada uno se nos dio un regalo único al nacer. Una característica que hace que seamos quien somos; algo que nos queda fácil y en lo que somos buenos. Todos tenemos dentro un Buda de oro. Sin embargo, al crecer hemos aprendido lo que supuestamente está bien o mal, nos hemos llenado la cabeza del “deber ser” y así hemos ido cubriendo con barro nuestro tesoro único. 
¿Te imaginas a Shakira jugando golf? ¿O a Lionel Messi dando conciertos de piano clásico? ¡No! Porque a Shakira le dieron el don de ser una artista que baila y canta y a Messi el don para jugar fútbol. De igual manera cada uno de nosotros tenemos un área en la que naturalmente somos fuertes. Y es nuestro trabajo descubrir cuál es, es nuestro trabajo remover el Buda de arcilla y revelar el Buda de oro que está en cada uno de nosotros. Recordemos lo que dice Facundo Cabral: “Dios te puso un ser humano a cargo, y eres tú. A ti debes hacerte libre y feliz”. Tú eres el encargado de remover el barro, de descubrir, cultivar y utilizar tu tesoro.
Para ayudarte a descubrir tu Buda de oro, Gay Hendricks, autor del libro The Big Leap, sugiere que exploremos estas cuatro preguntas. Él aclara que no se trata solo de contestarlas, sino de ser muy curiosos en la búsqueda de las respuestas.
•¿Qué es lo que más amas hacer? Es algo que amas tanto que lo puedes hacer por largos periodos sin aburrirte. 
•¿Qué parte de tu trabajo no se siente como trabajo?
•En tu trabajo, ¿qué parte produce más abundancia y satisfacción en relación con el tiempo que le dedicas y el esfuerzo que le pones? Es decir, ¿cuál es la actividad en la que puedes invertir menos tiempo y obtener más resultados?
•¿Cuál es tu habilidad única? No significa que sea única en el mundo, pero por lo general es lo que te diferencia en tu círculo social.
Tómate el tiempo para explorar estas preguntas y ten cuidado con el “deber ser” al responderlas. Si respondes con autenticidad y libertad, podrás descubrir tu Buda de oro.
“Haz solo lo que amas y serás feliz, el que hace lo que ama esta benditamente condenado al éxito.” Facundo Cabral.

opinion@vivirenelpoblado.com