Denuncia difícil

Denuncia difícil
Santiago Salazar fue atracado el 9 de febrero cerca a la Divina Eucaristía.

Cuatro hombres armados lo golpearon, lo tiraron al suelo, le quitaron el reloj, la cédula, dos celulares y 200 mil pesos. Pero no ha podido hacer la denuncia. “El mismo sábado fui a la Estación de Policía del Poblado, pero no me recibieron la denuncia porque el encargado estaba en una capacitación. Volví el lunes 11 de febrero pero tampoco me la recibieron porque no tenían luz eléctrica, entonces regresé el martes 13 y tampoco pude hacer la denuncia porque solo me recibían una constancia, entonces decidí poner solo la constancia, pero no he podido hacer la denuncia formal. La Policía dice que necesitan que la gente denuncie los delitos para ellos poder tomar medidas, pero ¿si no reciben las denuncias, cómo pretenden cumplir sus objetivos y deberes?”, se pregunta.