De rojo a amarillo, de amarillo a verde

Con una inversión cercana a los 10 mil millones de pesos, Medellín estrena el Centro de Ingeniería de Operaciones de Semáforos (CIOS) y la modernización de su red semafórica

“Teníamos unos semáforos que simplemente servían para prender de rojo a amarillo y de amarillo a verde. Si se presentaba un daño en alguno de ellos, un técnico tenía que ir con su maletín al sito y verificar qué era lo que estaba pasando”. Ómar Hoyos, secretario de Movilidad de Medellín habla en pasado sobre los semáforos de la ciudad porque ahora, esta secretaría se moderniza en su red semafórica e inaugura el nuevo Centro de Ingeniería de Operaciones de Semáforos (CIOS). Y es que ya era justo y necesario, si se tiene en cuenta que la red de luces de tráfico de Medellín no se renovaba desde hace más de 30 años. “Hoy tenemos un software totalmente actualizado, el anterior no soportaba que programáramos los semáforos”, comenta el funcionario y agrega: “Esta red nos permitirá controlar, en tiempo real, los 600 cruces semafóricos que existen en la ciudad; anteriormente, por ejemplo, los semáforos del Centro no se ‘hablaban’ con los de Belén, los de Belén no se ‘hablaban’ con los de El Poblado porque estaban totalmente desconectados unos de otros”.

Desde este centro, ubicado en la parte inferior del Museo de Antioquia, se controlarán las 600 intersecciones de la ciudad, dando prioridad a la circulación del transporte público como los buses de metroplús, las ambulancias y los vehículos para emergencias. “Hemos mejorado el tiempo de desplazamiento en metroplús hasta en 15 minutos por viaje, solamente programando los semáforos”, asegura Ómar Hoyos.

Desde este centro, ubicado en la parte inferior del Museo de Antioquia,
se controlarán las 600 intersecciones de la ciudad

“No vamos a depender de este único proveedor”
Hasta hace poco, la Secretaría de Movilidad dependía de la empresa holandesa Peek Traffic, representada en Colombia por Civilec Ltda, como único proveedor para mantener y operar la red semafórica de la ciudad. “Ya no vamos a depender solamente de este único proveedor, porque la nueva red está montada sobre estándares abiertos y protocolos abiertos. Eso quiere decir que puede ‘hablar cualquier tipo de idioma’ y así cualquier fabricante puede implementarlo en la fabricación de sus dispositivos”, explica Hernán Darío Tapias, coordinador del Centro de Ingeniería de Operaciones de Semáforos (CIOS).

Con solo oprimir un botón
Según el coordinador Hernán Darío Tapias, Medellín es la primera ciudad del país en tener este moderno sistema, lo que la pone a la par con ciudades como Londres, Santiago de Chile, Curitiba y Valencia. Ahora, el centro podrá determinar, en tiempo real, la ocupación de las vías, la cantidad de vehículos circulando, velocidades promedio, entre otros indicadores que una vez medidos permitirán optimizar el funcionamiento de la red semafórica. “Si necesitáramos, por alguna circunstancia, bloquear todos los semáforos y dar vía libre completa en la avenida Oriental, o Carabobo, o la Avenida de El Poblado, con solo oprimir un botón podríamos hacerlo”, asegura Ómar Hoyos. También informa el funcionario que, “si antes las quejas y las llamadas de los agentes de tránsito, solicitando que les ayudaran a controlar los semáforos, eran alrededor de 60 a 70 diarias, hoy ya no hay ninguna”. Desde la Secretaría de Movilidad se afirma igualmente que ahora el 90 por ciento de los cruces semafóricos ya están conectados a la nueva red y el 10 por ciento restante estarían listos en junio.

Entre otros beneficios del nuevo sistema y del Centro de Ingeniería de Operaciones de Semáforos (CIOS) están la administración de la red según el tráfico vehicular; maximizar los desplazamientos por la ciudad, disminuyendo los tiempos de recorrido; reducir el tiempo de espera en los semáforos; economizar combustible y minimizar el desgaste de las piezas de los vehículos; proteger al peatón y ordenar el tráfico.