De nuevo en casa

Familias de Olivares
De nuevo en casa
Entre tanto, sigue el viacrucis para los propietarios de las torres 1 a 4 de Space, Continental Towers y Asensi


Al 30 de abril, ocho de las 15 familias de Olivares habían vuelto a sus residencias

Cuando Adriana Marín, su esposo Ómar Buriticá y sus hijos Carolina, Nicolás, Santiago, Manuela y Natalia salieron de su casa en el Conjunto Residencial Olivares el pasado 12 de octubre para compartir en familia en un restaurante cercano, jamás imaginaron que solo regresarían a su casa para sacar unas cuantas pertenencias, debido al colapso de la torre 6 de Space, su edificio vecino. Esa noche tuvieron que cerrar las puertas de su vivienda y no volver a entrar hasta seis meses después, cuando la Inspección de Policía 14A notificó a la administradora de Olivares que las 15 familias podían regresar.


Adriana Marín, habitante de Olivares

Dice Adriana que durante el tiempo que estuvieron por fuera de su casa vivieron estrechamente. “Estuvimos en un apartamento que alquilamos. CDO nos dio un subsidio de habitabilidad, pero no fue suficiente para alquilar uno en el que cupiéramos todos; fue un cambio muy grande, imagínese que lo saquen a uno de su vivienda de un momento a otro”.

A mediados de abril, cuando pudieron volver a poner los pies en su casa, la encontraron con averías. “El regreso fue espectacular”, dice Adriana, aunque no dejan de preocuparle los arreglos que CDO deberá hacerle a la vivienda. Son evidentes las grietas en las paredes, las humedades, los daños en pisos y techo. “CDO ha venido respondiendo por algunos de los arreglos, pero me tiene preocupada lo del techo de toda la casa, sólo van a reconocer el techo del cuarto de mi hija Carolina. Mire -señala durante el recorrido- el vestier de esa habitación se vino abajo y de nuestro bolsillo lo tuvimos que mandar a hacer, tuvo un costo de siete millones de pesos”.

La posibilidad de una rehabilitación, un golpe duro

Hace pocos, días cuando la Universidad de Los Andes ratificó que Continental Towers y Asensi tienen deficiencias estructurales e incumplen de las normas antisísmicas pero consideró viable su repotenciación, los propietarios de estos apartamentos sintieron un baldado de agua fría.

“El camino es la restitución del patrimonio. Con la posibilidad de la rehabilitación de Continental y Asensi estamos en riesgo de perder todo, de quedarnos con un inmueble que no vale nada y una deuda bien grande que me llevará a trabajar toda la vida para pagar un crédito hipotecario de un apartamento que no voy a poder arrendar… por muy bien repotenciado que esté ¿quién se va a ir a vivir allá?”, dice Elkin Hernández, uno de los propietarios. Como vocero de las familias de Continental Towers, agrega que siguen pensando que el mejor camino, tanto para ellos como para la constructora CDO, la ciudad y el gremio de la construcción, es que se les restituya su patrimonio.

Según Diego Restrepo, director del Isvimed y representante de la Alcaldía en este tema, si bien no hay mesa de negociación de las familias afectadas de Continental Towers, Asensi y Space con la constructora, “se conoce que el grupo CDO hace acercamientos de forma individual; la mesa de negociación está suspendida, incluso pese al llamado que hicieron los representantes de Continental Towers en la reunión donde Uniandes socializó el estudio”, afirma el funcionario.

Space, a la espera

Nuevamente Uniandes indicó que las torres 1, 2, 3 y 4 de Space incumplen con 47 puntos de la norma nacional de sismorresistencia NSR98. Entre tanto, el Municipio mantiene la orden de demolición de las cuatro torres, mientras Uniandes emite un informe definitivo sobre el plan de rehabilitación de estas estructuras, presentado por la constructora Lérida CDO.