De Gales a Jericó; del Hay al Có

Juan Diego Mejía, escritor y líder cultural de Comfama, cuenta en esta entrevista la concepción del Hay Jericó. El festival de ideas más importante del mundo se realizará en un pequeño pueblo, como en su versión original. Lo lograron con tremendo éxito, pues la boletería se vendió casi en su totalidad.
Ahora el reto es que la ciudadanía aproveche para entender el valor de estos lugares; que Antioquia es más que Medellín y unos pueblitos.

Jericó tiene historia, pero acoger un evento de este calibre ya es otro nivel.
“Jericó es el símbolo, resume lo que es el suroeste. Es como la otra parte del mundo para quienes vivimos en las ciudades. Los tenemos como en la categoría mítica sobre el relato de la colonización antioqueña, pero desconocemos esos territorios”.

Publicidad

Tanto que no se conocen los artistas jericoanos.
“Por ejemplo, Dolly Mejía es una poeta jericoana de la década del 20 muy mencionada en las tertulias literarias de Bogotá. O Manuel Mejía Vallejo, que es de Jericó, aunque el interés de su madre era tenerlo en Jardín, entre otros”.

¿Cómo se encubó la idea de realizar el Hay Jericó?
“Conversé con los organizadores del Hay y me contaron que el Festival arrancó en la localidad de Hay, en Gales. Es un pueblito con 15 mil habitantes, pero tiene 32 librerías; algunas no tienen ni siquiera quien las atienda, uno escoge el libro y deposita el dinero sin que nadie lo vigile”.

Después de eso surgió la necesidad de conocer la localidad de Hay.
“El Festival se realiza desde hace 32 años en un pueblito pequeño. Para ir hay que viajar a Londres, luego tomar un par de trenes y finalmente llegar en bus. Mucha gente hace el viaje con sus mochilas, como si fueran a un festival de rock. Llegan casi 50 mil personas diarias, que en su mayoría duermen en carpas”.

¿Cómo es la programación para ese público tan numeroso?
“Las conferencias son divertidas, de altísimo nivel. Yo quería ver cómo se comportaba el público y fui a charlas hasta de matemáticas. Los conferencistas son verdaderos divulgadores de la ciencia”.

¿Qué va a marcar la diferencia de Jericó con los Hay de Medellín o Cartagena?
“En Cartagena se llena de intelectuales de Bogotá, Medellín y otras ciudades, pero se hospedaban en hoteles lujosos y termina siendo muy diferente al original. Entonces nosotros apelamos a darle la vuelta y hacerlo en un pueblo pequeño, como Jericó, en el que quien venga estará todo el día en función del arte; eso lo haría distinto también del que se hace en Medellín que es de conferencias dispersas”.

Publicidad