De cuentos y amor a la literatura

 
 
   
 
Desde que la Academia Yurupary comenzó con sus talleres de escritura hace 13 años, Gloria María Uribe, Directora General, y Claudia Ivonne Giraldo, Directora del Taller de Escritura, soñaron con reunir en un libro los mejores textos de los talleristas que por años han conformado un grupo ameno y de amigos, en el que comparten escritos y perfeccionan sus vocaciones hacia la literatura.
“Aquí llegan personas de toda clase. Unos porque quieren ser escritores profesionales y otros por entretenimiento. A todos nos gusta contar historias y que nos lean, la gente llega a la madurez y quiere contar más cosas”, dice Gloria Uribe.

Una familia
En Yurupary se desarrollan dos talleres con niveles distintos, todos se conocen, discuten sus trabajos y se enriquecen entre sí.
En el básico se realizan actividades lúdicas y de motivación para que la persona se suelte y venza el miedo a escribir y ser escuchado, mientras que el avanzado va dirigido a quienes conocen realmente de literatura, con programas que constantemente están en innovación.
Para Claudia Ivonne Giraldo, “hacer talleres no es fácil, mantener al público interesado, que sean constantes y con seriedad tampoco. Siempre hay que pensar un proyecto distinto de taller, lo reinventamos”.
La literatura es un mundo abierto, Yurupary ha conformado un grupo que no distingue género ni edad. En él se encuentra Lina María Porras de 20 años, quien ingresó desde que tenía 14 y se perfila y sueña con ser escritora. “Siempre tuve inquietud por escribir y el taller me parece muy interesante porque escucho posiciones sinceras de los demás, que son mis amigos. El taller no hace escritores pero es una forma de estar en constante práctica, unos lo toman como hobby, pero para mí es lo más importante porque sueño con ser escritora”, dijo esta estudiante de Filosofía y Letras.
Así como Lina, María Inés Vélez es una señora de 74 años que dedica lo que más puede de su tiempo a la literatura, es ama de casa y también cuenta con la publicación de algunos de sus cuentos en el libro. “Llevo 17 años en talleres de literatura que se han convertido en el valor agregado de mí vida. Me siento feliz de aprender porque la lectura es un amigo, es una compañía para la soledad”, dijo.
Complementando los talleres, de la academia han salido cuatro promociones del Diplomado en Creación Literaria, que ofrece una formación más completa sobre la literatura y su historia, en géneros como el cuento, la crónica y la poesía.

Cantata en varias voces
Ese es el título del logro máximo que los talleres han alcanzado. El libro fue lanzado en noviembre del año pasado, no salió al mercado, sino que tuvo un sentido más íntimo para cada escritor. “Sacamos 500 ejemplares y ya están agotados. Estamos pensando si hacer una reimpresión porque lo han pedido. Es un producto muy digno y nos llena de orgullo”, afirmó Giraldo.
El libro está compuesto por cuentos de 24 talleristas, de ambos niveles, que consolida y plasma en letras su dedicación y pasión a lo largo de varios años. Para la directora Uribe, “lo mejor es que se respetó el estilo de cada uno. Uno ve las diferencias entre los textos aunque todos sean del mismo taller y hayan hecho los mismos ejercicios. Resultan cuentos trágicos, románticos o de humor”, destacó.
Claudia Ivonne Giraldo, filósofa y escritora, ganadora con un libro suyo de la Beca Ciudad de Medellín 2007, concluye que “esta es una gran motivación inicial. Los talleristas de Yurupary ya deben tener claro que tiene una parte editorial y que esto tiene que seguir, lo más probable es que este año también tengamos un libro, con proyectos más locos y arriesgados como cuentos a varias manos porque todo está por hacer. Esto es lo rico que tiene ser escritor, ver el libro publicado”.