Curadurías rinden cuentas

La Curaduría Cuarta es la que sale peor librada en el informe de gestión presentado por Planeación

curadurias1

El martes 7 de octubre, en la Comisión Segunda del Concejo de Medellín, se reunieron representantes del Municipio y las curadurías, convocados por el concejal Bernardo Alejandro Guerra, con el objetivo de rendir cuentas sobre la gestión de las curadurías Primera, Tercera y Cuarta. Actualmente, la Curaduría Segunda está siendo investigada, razón por la cual hubo una suspensión total de sus actividades hasta nueva orden.

En su intervención, Bernardo Alejandro Guerra ponderó las decisiones de la Alcaldía y del Departamento Administrativo de Planeación. Aseguró que “aunque dejan cierta tranquilidad las determinaciones que ha tomado el Alcalde de la ciudad de Medellín de encargar, por el momento, las curadurías Segunda y Cuarta, que son las que más irregularidades tienen, a la curadora tercera (Ángela María Restrepo) que es la única que está nombrada en titularidad, es cierto que humanamente sería un poco difícil entender que a una sola persona pueda entregársele toda la responsabilidad de la ciudad”.

Afirmó que existe “preferencia de la sociedad a ilegalidad, a la laxitud” e hizo un llamado a que “se solucionen rápidamente esas provisionalidades que cumplen más de tres años en la ciudad de Medellín en plena discusión del Plan de Ordenamiento Territorial”.

Informe de Gestión

El Departamento Administrativo de Planeación presentó un informe de la gestión de las curadurías Primera, Tercera y Cuarta, desde febrero del presente año hasta el mes de septiembre. El documento reveló múltiples irregularidades en la gestión de estos organismos, sobre todo en el de la Curaduría Cuarta, que al día de hoy ha otorgado el 59% de las licencias a los constructores de la ciudad.

Sobre la Curaduría Primera, el documento presentado por Planeación dice que “se resume que 12 son el total de trámites detectados con inconsistencias o faltos de documentación para la radicación de legalidad, forma o carecer de la valla de información a terceros”. De febrero a septiembre de 2014 únicamente ha habido un trámite con inconsistencias en la Curaduría Tercera.

“En las curadurías Primera y Tercera se observó mayor rigurosidad y cuidado en tanto a la exigencia de los documentos, como en el diseño técnico y jurídico de las solicitudes de licencia. La Curaduría Tercera sigue siendo la de mayor orden en expedientes y oficios asociados a las solicitudes”, mostró el estudio.

curadurias2

La Curaduría Cuarta no pasó el examen

En contramano, sobre la Curaduría Cuarta, el documento arroja que “59 es el total de trámites detectados con inconsistencias o faltos de documentación para la radicación de legalidad, forma o carecer de la valla de información a terceros”.

En el informe se observa que “se presentan muchos casos con inconsistencias por incumplimiento normativo y expedimental. Ni siquiera presenta una debida respuesta a las solicitudes más sencillas como diligenciar correctamente la base la datos que contiene la información de todas las solicitudes de licencias”.

Se resume que en la Curaduría Cuarta “los actos administrativos continúan careciendo de contenido. Se omiten asuntos de relevancia para la decisión adoptada, no se pormenoriza en qué consiste la solicitud, no se describe claramente el proyecto, no se explican suficientemente las razones de por qué procede o no una licencia, se observa descuido en la redacción de los actos administrativos, presentando errores en las fechas, nombres de titulares e identificación, nomenclatura, entre otros. No se especifican las vigencias”.

Además, en el texto se puede leer que “como situación inusual se evidenció que muchos de los proyectos revisados se encontraron aprobados en tiempo récord. No obstante, debido a los precipitados procesos, se omitieron varios de los procedimientos establecidos, como es la generación de las actas de observación, viabilidad, entre otros”.

Por otro lado, Guerra Hoyos denunció que en este organismo “no se pagaba por nómina, sino por negocios realizados a los funcionarios de dicha curaduría. Todos comían. Tramitadores, funcionarios y eso llevaba a que la gente conociera las circunstancias en las que trabajaba la curaduría cuarta”.

curadurias3

La conclusión final del informe indica que todavía “sigue la preferencia de los usuarios por dicha curaduría, por lo laxo de la misma frente a los requisitos y procedimientos exigidos, situación muy desfavorable y desequilibrada”.

“Hemos sido olvidados”

La curadora tercera, Ángela María Restrepo, quien en este momento también está encargada de las curadurías Segunda y Cuarta, declaró que “si bien es cierto que nosotros no somos funcionarios directos de la Administración central, sí pienso que tenemos que estar involucrados en la Administración”.

Aseguró también que “no podemos ser una rueda suelta, y tenemos que actuar en conjunto. La verdad es que hemos sido olvidados. Ahora estamos en el proceso de estar permanentemente con Planeación, como siempre debería ser, porque estamos desempeñando una función que le pertenece a la Administración”.

Pidió la solidaridad del Concejo de Medellín y del Departamento Administrativo de Planeación y manifestó que es necesario, “dadas las circunstancias en las que hemos encontrado los trámites, que volvamos a revisar, independientemente de que los tiempos estén vencidos o que ya hayan pagado impuestos, expensas o tasas de nomenclatura”.

curadurias4

Por su cuenta, Diego Restrepo, gerente de Vivienda Segura, expresó que “uno de los mandatos directos del señor Alcalde es poner las luces en la relación municipio-curadores, donde nos hemos encontrado que, lastimosamente, la comunidad en general considera que los curadores son funcionarios públicos y son de la Administración central”.

Restrepo hizo énfasis en que los curadores “son funcionarios privados, que realizan unas funciones públicas y que esos actos administrativos tienen una relación directa con el Municipio”. Además, complementó que “es imperativo proponer nuevas normatividades en materia de las curadurías”.

Se reactiva el concurso

El Departamento Administrativo de Planeación anunció que el concurso para la elección de nuevos curadores está reactivado. El 25 de octubre se repetirá el examen para los aspirantes y el 22 de diciembre de este año, ya se debe haber hecho la elección.

Todo esto, después del fallo de tutela favorable a Wilmar Serna, excurador cuarto quien desea volver al cargo y, después de no haber salido favorecido en el primer examen, hizo su alegato y se le permitirá ver el examen para, posteriormente, presentar los recursos de reposición respectivos.

“Un descaro”

Finalmente, en el marco de la reunión, un funcionario del Departamento Administrativo de Planeación, quien pidió no ser nombrado, denunció que “la excuradora en provisionalidad, Gloria Tobón, está atendiendo a los usuarios en la calle y en una oficina cercana a la curaduría. Encontramos que la excuradora insiste en permanecer allí. El registro fotográfico muestra que se para en la puerta de la curaduría y atiende los usuarios. Y tiene una oficina cercana. Pedimos acompañamiento de la Policía. Es importante que nos acompañen porque la cosa es complicada”.