Cultura en diagnóstico

Cultura en diagnóstico
La cultura continúa siendo uno de los puntos flacos en la comuna 14, sostienen los líderes culturales de El Poblado

“El próximo 10 de diciembre se entregará a la comunidad de El Poblado un diagnóstico sobre el potencial cultural de la zona, lo que permitirá identificar las fortalezas y las debilidades, y pensar en una adecuada estrategia para generar espacios culturales y artísticos para toda la comunidad”. Así lo afirma Carlos Mario Arenas, director de la Corporación para la Paz y el Desarrollo Social (Corpades), organización que desde el pasado 10 de septiembre realiza un inventario cultural de la comuna 14.
Este diagnóstico, que hace parte de la primera fase de investigación, es un convenio con un valor de 95 millones de pesos realizado entre la Secretaría de Cultura Ciudadana y Corpades. Busca, por medio de talleres temáticos y encuentros con la comunidad, definir el potencial cultural de la zona e identificar propuestas culturales y artísticas. Con este ejercicio se espera realizar la construcción del Plan de Desarrollo de Cultura para El Poblado.
“Es una comuna con escasa demanda cultural, pero donde hay un potencial que vamos a identificar con el diagnóstico. Además de las expresiones artísticas, vamos a estar observando otras manifestaciones de cultura, vinculando todas los barrios de la comuna”, expresa José Darío Castrillón, coinvestigador de Corpades, quien acompaña el proceso de diagnóstico.
“La cultura en El Poblado se ha estado manejando de manera administrativa, no nace por iniciativa de los grupos artísticos. La Comisión de Cultura busca con esfuerzo pero no fomenta ni tiene una vinculación directa con los actores sociales. El Poblado tiene barriadas populares, donde su cultura, sus expresiones artísticas, no son tomadas en cuenta, sino que la cultura es vista a través de las corporaciones”, afirma el maestro Arquímedes Barajas, pintor y residente de El Poblado.

“Hace falta más cultura”
Una de las mayores preocupaciones de la comunidad en el tema cultural es la pérdida del patrimonio arquitectónico de El Poblado, sobre todo en sectores como Manila. Allí, muchas de sus viejas casonas y edificaciones han sido o van a ser demolidas para la construcción de nuevos proyectos urbanísticos, como es el caso del claustro de Villa Carlota, ubicado en la carrera 43 B con calle 16.
“No queremos que Manila se convierta en otra Milla de Oro. Este es un barrio tradicional en el que estamos viendo como se tumban casas para construir oficinas y edificios, acabando con el patrimonio del sector y la vida cotidiana del barrio”, dice Peter Flandorffer, residente y vigía del patrimonio de El Poblado.
Otro de los asuntos críticos que aún no encuentra solución dentro de la administración pública y una de las mayores peticiones de la comunidad, es la recuperación de la Casa de la Cultura, en Manila, que desde hace varios años se encuentra en litigio entre el Municipio y la Corporación Taller de la Música. Esta corporación se ha negado ha devolver el inmueble, el cual le había sido cedido en comodato por el Municipio, durante un periodo que ya venció. “La Secretaria está de acuerdo con que el espacio de la Casa de la Cultura sea para beneficio de la comunidad. Nos interesa el lugar, pero es algo que se sale del marco legal de la Secretaría. Estamos esperando el fallo legal para nosotros poder intervenir”, manifiesta la Secretaria de Cultura Ciudadana, María del Rosario Escobar.

Proyectos culturales
Para tratar de compensar la falta de espacios culturales en El Poblado, la secretaria María del Rosario Escobar asegura que para la comuna 14 se tiene pensado, aunque todavía no se han definido diseños ni lugares, una Unidad de Vida Articulada -UVA – y un distrito cultural.
“Las Uva”, como se conocen los proyectos de intervención urbanística, son liderados por el Inder y constan de la adecuación de escenarios deportivos, recreativos y culturales como sitios de encuentro ciudadano. Estos proyectos, según las propuestas, serán multipropósito y su objetivo es convertirse en centros urbanos que integren el deporte y la cultura.
“Se está buscando el espacio más adecuado para estos proyectos. Los diseños dependerán del predio donde se vayan a desarrollar. Lo del distrito cultural son proyectos de ciudad y se trata de entregar incentivos tributarios, para que estos espacios atraigan públicos y nuevas ideas de negocio alrededor de la cultura. Pensamos que esto puede cerca del Mamm, dado la vocación cultural del sitio”, afirma la secretaria de Cultura.