Cuestionadas la 130 y 134

 

Voces encontradas
“La ruta se inicia en la Terminal de Buses y ahí culmina el recorrido, luego le prestamos un trasbordo gratis a la gente del Garabato hasta la carrera 29A, abajo del Centro Comercial El Tesoro”, argumenta Jaime Sánchez, Gerente de Autobuses El Poblado. En contravía a esto, se encuentra la posición de Mauricio Loaiza, líder comunitario del sector. Loaiza escribió al Tránsito de Medellín acerca del trasbordo, porque tenía dudas sobre su legalidad. Acto seguido, el 21 de noviembre de 2006, Liliana Sierra, líder de programación del organismo le respondió en los siguientes términos: “La empresa en mención no tiene autorizado en la ruta 130, trasbordo alguno”.

No obstante, Autobuses El Poblado detalla que el trasborde se hace de acuerdo con la normatividad y lo considera un servicio social, ideal para resolver el problema de locomoción de los residentes de la parta alta del Garabato, pues prestan el servicio gratis hasta la sede social del barrio.

Cambios en la vía
“El cambio de vías afectó la prestación del servicio en las rutas 130 y 132, cuando la Loma de los González fue habilitada como vía unidireccional”, comenta Jaime Sánchez. Antes de esas medidas, dice, los vehículos de transporte público venían desde el Centro y ascendían por la loma. Luego tomaban la carrera 29 A, y descendían por la calle 1 Sur hasta llegar a la Terminal, cubriendo todo el sector del Garabato.

Por eso, argumenta, debido al cambio de sentido en Los González, en la actualidad los autobuses deben girar por la Loma de los Parra y concluir el recorrido en la Terminal. Entonces la espera de 15 ó 20 minutos que alegan los usuarios, ocurre porque los conductores deben iniciar de nuevo el recorrido que no puede ser emprendido inmediatamente llegan al Garabato.

El caso de la ruta 134
Esta ruta es atendida por 22 vehículos de servicio público. Debido a los trabajos de remodelación en La 10, los vehículos sufren las inclemencias de la congestión vehicular y no dan abasto en la atención de los usuarios, inclusive se desborda su capacidad. En el momento de llegar a la Avenida El Poblado, los autobuses no tienen asientos desocupados. “Los usuarios están llamados a adoptar una cultura que abogue por caminar por los andenes y desplazarse con paciencia hasta los paraderos de buses”, reflexiona el Gerente de Autobuses El Poblado. La empresa contrató, con la Universidad Nacional, un estudio de origen y destino. Los resultados de esas indagaciones comprobaron que existe una gran demanda en los pasajeros y una escasez en los vehículos de la ruta. La Secretaría de Tránsito es la entidad que autoriza a la empresa de buses para que sume más vehículos a esta ruta.