El cuento de la Cuarta Revolución Industrial

Cuarta Revolución Industrial:¿Para qué sirve? Ruta N
Ruta N será el eje de operaciones de la sede del Centro de la Cuarta Revolución.

Medellín tendrá uno de los centros del Foro Económico Mundial, como reconocimiento a un proceso de 15 años enfocado en innovación.
¿Para qué sirve? Aquí se lo explicamos.

Por: Sebastián Aguirre Eastman / sebastian.aguirre@vivirenelpoblado.com

Para empezar, Santiago Ospina, gerente de Mercadeo y Comunicaciones de Ruta N, aclara que la Cuarta Revolución Industrial no es algo que vaya a pasar: ya está sucediendo, y en el Valle de Aburrá sí que hay ejemplos para mostrar. La red que monitorea la cantidad de material particulado presente en el aire contiene unos sensores que envían información en tiempo real a las autoridades sobre el estado de la contaminación atmosférica. Eso constituye el Internet de las Cosas.

Publicidad

María Fernanda Galeano, secretaria de Desarrollo Económico de Medellín, aporta otro ejemplo: Medata, una estrategia del Departamento de Planeación que, en alianza con Ruta N, permite que cualquier ciudadano pueda acceder con libertad a todos los datos que recogen las diferentes dependencias de la Alcaldía. Eso constituye la Ciencia de datos.
Y hay más casos, con el uso del Blockchain y la Inteligencia Artificial, que justifican que en enero pasado el Foro Económico Mundial haya elegido a Medellín como sede del primer y hasta ahora único Centro para la Cuarta Revolución Industrial en Latinoamérica. Hay otros cinco en el mundo.

A continuación le explicamos en qué consiste este hecho y cómo impactará la vida de cualquier persona en nuestra ciudad.

¿Qué es la Cuarta Revolución Industrial?

Para llegar a la cuarta, antes hubo tres revoluciones. Las explica la secretaria Galeano:
La invención de la máquina de vapor, que hizo que el ser humano pasara de la producción manual a la industrial.

La aparición de la energía eléctrica, que sirvió como “combustible” para que muchas máquinas funcionarán más rápido y mejor.

La fabricación del primer computador y la invención del Internet.
Ahora estamos en la era de la Cuarta Revolución Industrial, que plantea el uso de datos que nutrirán a las máquinas (computadores) de información para que mejoren su producción de manera inteligente con la convergencia de tecnologías como Blockchain, Inteligencia Artificial, Ciencia de datos y el Internet de las Cosas.

Santiago Ospina, de Ruta N, comenta que esta revolución se soporta en la conectividad que permite Internet, donde ahora no solo los computadores van enlazados a la red sino también objetos de todo tipo como los carros, los parlantes, los electrodomésticos, los televisores, que a su vez van generando una información que es procesada mediante la Ciencia de los datos para interpretarla, analizarla, automatizar procesos y generar acciones de respuesta y de mejora.

¿Dónde quedará el Centro de la Cuarta Revolución Industrial?

La sede estará ubicada en Ruta N, en el norte de la ciudad. Santiago Ospina advierte que no se trata de un espacio donde se vayan a realizar desarrollos tecnológicos; “será un centro para pensar y hacer que las nuevas tecnologías les sirvan a las personas mediante la generación de políticas públicas y regulaciones para que tengan un efecto positivo en la sociedad y la economía del país. Pretendemos adelantarnos para que cuando lleguen las tecnologías las aprovechemos de la mejor manera”, señala Ospina.

El Centro es una sociedad que integran el Gobierno nacional, la Alcaldía de Medellín, el Foro Económico Mundial y Ruta N, que contará con unos 15 empleados -y algunos más de forma itinerante- y que iniciará operaciones en el primer semestre de 2019 (aún no hay una fecha exacta definida). Demandará una inversión anual de dos millones de dólares, informó la secretaria Galeano.

¿Por qué el Foro Económico Mundial eligió a Medellín?

Santiago Ospina afirma que se valoró el esfuerzo que desde hace quince años -los mismos que cumple Ruta N en 2019- realiza la ciudad por promover la innovación y la tecnología, con escenarios como el Comité Universidad-Empresa-Estado, que permite la confluencia de ideas y aportes, que pocas ciudades no solo de Colombia sino de Latinoamérica han emprendido. “No nos ponemos a la altura de San Francisco o Nueva York, pero sí estamos haciendo esfuerzos grandes para convertirnos en una economía del conocimiento”, enfatiza Ospina.

Ruta N será el eje de operaciones de la sede del Centro de la Cuarta Revolución.
Ruta N será el eje de operaciones de la sede del Centro de la Cuarta Revolución Industrial.

¿Quién podrá acceder al Centro de la Cuarta Revolución Industrial?

A este espacio, comenta la secretaria de Desarrollo Económico, llegarán las empresas afiliadas al Centro, universidades, actores del ecosistema de innovación de la ciudad, pero también se promoverán procesos educativos en todos los niveles, también de emprendimiento y desarrollo económico, que le permitirán a la ciudad, y a sus habitantes, adoptar estas nuevas tecnologías que trae la Cuarta Revolución Industrial.

¿Cuáles son las tecnologías que serán priorizadas?

Blockchain: hace énfasis en la protección de datos a través de sistemas encriptados que permiten ofrecer un entorno más confiable para las transacciones electrónicas de información, de dinero, entre otros elementos.

Inteligencia artificial: el proceso de análisis e interpretación de datos que permite la automatización de procesos para tomar mejores decisiones.

Internet de las cosas: la conectividad de cualquier dispositivo o elemento que esté enlazado a la red.

Se abren nuevas oportunidades

Felipe Cano, integrante de Blockchain Centre, resaltó que la instalación del Centro en Medellín le dará un mayor respaldo a sus acciones de innovación y tecnología. “Logramos que la gente nos vea como una oportunidad y no como una amenaza”, en referencia a que las tecnologías han sido vistas como un peligro para el empleo formal dado que reemplaza algunas acciones manuales en las que intervienen personas.

Uno de los fuertes, agrega Cano, será el hecho que muchos emprendimientos tecnológicos estarán soportados en políticas públicas que hoy no existen y que limitan su creación y crecimiento.

Las tecnologías, según Cano, podrán tener enfoques como los siguientes: la Inteligencia artificial para hacer más eficiente la parte administrativa del Estado; el Internet de las cosas para temas de movilidad, y el Blockchain para asuntos de registro de propiedades en catastro.

La noticia de la apertura del Centro impulsó la aparición de nuevos escenarios para la industria tecnológica. Esta semana, la Institución Universitaria Salazar y Herrera presentó, en conjunto con la empresa Arus, el Laboratorio de Automatización y Analítica, ubicado en su campus del barrio Estadio.

Allí serán formados profesionales en campos como la analítica, la ciencia de datos, la automatización de procesos, la robótica y la inteligencia artificial y cognitiva.

“El laboratorio ha sido concebido con la intención de que sus áreas de trabajo simulen y se integren completamente con diversas áreas de automatización de procesos (optimización de recursos a través de aplicaciones de software) y es por ello que se encuentra ubicado junto al CIM (Centro Integrado de Manufactura)”, dijo María Eugenia González, líder de Tecnologías de la Información de la Organización Salazar y Herrera y coordinadora de los programas de Ingeniería de Sistemas, citada en un comunicado.

Publicidad