“Cuando surgían los grandes maestros”

 
 
   
 

No obstante la exposición incluye una visión del arte abstracto desde Medellín con artistas como Leonel Estrada, Elías Zapata, Antonio Mesa Jaramillo y Justo Arosemena. Explica Alberto Sierra que por ser esto un proceso en gran medida bogotano, “a nivel provincial discutíamos otras cosas mientras los grandes maestros surgían a nivel nacional y por tanto la ciudad de Medellín no vivió ese proceso” cosa que hace de la exposición un requisito cultural.
La exhibición revisa la historia del arte colombiano para que, en un marco retrospectivo, se defina una posición sobre la abstracción, explicar cómo se independizaron los artistas de la naturaleza; geometrizando sus formas, inclinándose por el cubismo. El arte abstracto fue una ola que cautivó tantos artistas con la idea de hacer obras racionales, producto de la inteligencia del hombre. Se pregunta entonces Sierra: “¿Qué sucedió en este proceso? ¿Porqué todos intentaron hacerlo y después muchos siguieron su propio camino?”
Los grandes precursores de este movimiento son Marco Ospina y Judith Márquez, acompañados de otros muy influyentes como Eduardo Ramírez Villamizar, Edgar Negret y Guillermo Wiedemann. Además están otros célebres exponentes de la abstracción en los inicios de sus carreras como David Manzur, Lucy Tejada y Enrique Grau. Entre ellos, explica el curador, surge un extraño personaje que es Pedro Nel Gómez, quien pudiendo haber sido un gran artista abstracto, “simplemente usaba la abstracción para hacer la composición de color de los murales, así que los bocetos exhibidos en Suramericana son composiciones abstractas impecables que luego él volvía figurativas al añadir líneas y otros elementos, pues su interés eran las luchas populares del país”.
No cabe duda de que la exposición vale la pena por los expositores y por el valor histórico en materia de arte. Esta, la primera parte, está llena de color, técnicas y conceptos: tauromaquia, atardeceres, mariposas, eclipses, Cristo, magia, guitarras, bodegones, máscaras, cuadros, círculos, madera, yeso, metal, lienzo y tela; un espectro visual de la abstracción. En marzo, la segunda parte se abrirá al público en la conclusión sin precedentes de una exposición que la ciudad quizá no vuelva a presenciar.