Cuando se cree que los carros son cajas fuertes

 
 
   
 
La mayoría de robos ocurridos en estos parqueaderos son producto del descuido y olvido de los dueños de los vehículos. Puertas sin seguro y ventanas abiertas son el común denominador que las empresas privadas de vigilancia han encontrado como causa de estos hurtos.
“La gente no tiene cultura. Les gusta dejar los objetos de valor en sus carros, y lo peor es que los dejan a la vista. Hay que tener presente que la oportunidad hace al ladrón”, comenta Orlando Martínez, coordinador de seguridad de Aparcaderos Autonorpe, empresa con más de 20 parqueaderos a lo largo de la ciudad.
Lo que creen los usuarios que utilizan constantemente estos sitios, es que al dejar sus carros allí, tienen derecho a una especie de póliza de seguro para su vehículo y a su vez para los elementos que dejan en su interior, pero así no es como funciona. Las empresas prestadoras de este servicio lo que hacen es recibir el auto en custodia y firmar un contrato, donde la organización se hace responsable del cuidado del vehículo y de los componentes que tienen que ver con su funcionamiento durante su permanencia. Pero los objetos que dejan en el interior de los carros son un caso aparte. El principal argumento para evadir esa responsabilidad por parte de estas empresas, se basa en el descuido y en algunas casos, en la exageración de los visitantes al argumentar que sus objetos fueron robados y que se trata de las mejores marcas y los elementos más costosos.
Por eso las cámaras de seguridad toman mayor importancia en los parqueaderos y en los centros comerciales, para que en los casos de real daño a los automotores, las empresas encargadas de la vigilancia respondan y repongan el mal causado.
Si usted es de los que ubica los documentos en el tapa sol, o se confía dejando sus elementos de valor en la guantera, maleta o debajo de los asientos, la recomendación es sacar esos objetos y confiarlos a la empresa que facilita el parqueo, que sea seria y reconocida, para evitar malos entendidos y no darle una oportunidad a los ladrones.

Despistados y mentirosos
Los centros comerciales no son ajenos a la problemática y sufren el fenómeno día a día. Punto Clave por ejemplo, no cobra el ingreso de vehículos, lo que hace pensar al visitante que se trata de un parqueadero público. Incluso, muchos por esta razón ubican sus carros dentro del centro comercial para ir a rumbear, sin leer letreros ni avisos que especifican el horario, ni ser conscientes que el lugar debe cerrar, y que por un carro no se puede poner en riesgo la seguridad de todo un complejo comercial.
Según María Victoria Uribe, Administradora de Punto Clave, “nosotros ya hemos pagado paneles y cámaras en casos donde realmente se ha demostrado robo, y donde el usuario no fue negligente. Hay que ser solidarios con ellos, pero también llevamos un control del estado de los carros que ingresan, aparte de pedir facturas de los objetos extraviados dentro del parqueadero”.
Beatriz Helena Vélez, Gerente del Centro Comercial Oviedo, argumenta otra situación: “En muchas ocasiones las personas retiran su vehículo y regresan a los días a pedir que le respondan por algo que supuestamente perdió en el centro comercial, exageran el asunto y en ese caso no nos responsabilizamos por lo que dejan en sus carros. Si las cámaras de seguridad muestran lo contrario, la compañía de vigilancia asume todos los daños y perjuicios”, explica.
En los centros comerciales y almacenes de cadena dejan en promedio cerca de 40 a 50 vehículos con las puertas abiertas por día, sumado a despistes como dejar las llaves pegadas, ventanas abiertas y dejar el panel a la vista entre otros.
El tema se convierte en un círculo vicioso donde unos quieren sacar provecho y otros son víctimas reales. A pesar de las alarmas y de las ayudas tecnológicas, los carros son vulnerables y por eso se recomienda primero que todo, estar atento al sitio donde dejan aquellos elementos de valor, así como cerrar el auto de forma correcta y segura.