¿Cuáles dones has recibido?

Si estás buscando una carrera que te satisfaga, empieza la búsqueda dentro de ti

/ Carolina Zuleta

Hace unos días vi una entrevista en la que Oprah Winfrey contaba la historia de cómo había llegado a ser la poderosa mujer que es hoy. Ella explicaba que desde muy joven sabía que le gustaba muchísimo tener conversaciones con personas y que era muy buena haciéndolo. En otra entrevista, J.K. Rowling, la autora de Harry Potter, explicaba que no podía parar de escribir. Que inclusive hoy en día escribe todos los días, pues es su manera de mantenerse mentalmente saludable.

Muchas personas están descontentas en su trabajo o en su carrera profesional y se sienten perdidos para encontrar esa satisfacción. Yo creo que a diferencia de Winfrey y Rowling, quienes siguieron sus instintos sobre lo que deseaban hacer, estas personas han buscado la respuesta en el lugar equivocado.

Para muchos, la búsqueda de qué hacer ahora, comienza con mirar cuáles son las opciones de trabajo que existen en el mercado u observar qué están haciendo sus amigos o familiares para seguir ese mismo trayecto. Yo creo que esto es un error. La respuesta de lo que realmente nos satisface en nuestro trabajo y vida no es necesariamente lo que vemos afuera, sino lo que ya vive dentro de nosotros.

Creo que como Oprah Winfrey y J.K. Rowling, todos hemos sido dotados con dones únicos, y cuando los cultivamos y expresamos, entonces nuestra vida cobra sentido y experimentamos más felicidad. La mayoría de veces nuestros dones no tienen el nombre de una carrera profesional: ingeniero, médico o administrador. A veces son características de nuestro ser que nos gusta compartir y que nos es fácil expresar: creatividad, curiosidad, amor por aprender, liderazgo, escuchar a los demás, debatir. Nuestra responsabilidad es reconocer los dones que hemos recibido, desarrollarlos y transmitirlos al mundo, así encontraremos satisfacción en nuestro trabajo.

Martha Graham fue una bailarina y coreógrafa estadounidense de danza moderna, y creo que tenía razón cuando dijo: “Existe una vitalidad, una fuerza de vida, una energía, una aceleración que es traducida en acción a través de ti, y como solo hay uno de ti en todos los tiempos, esta expresión es única. Y si tú la bloqueas entonces nunca existirá a través de ningún otro medio y se perderá por siempre. El mundo no la tendrá. No es tu deber determinar qué tan buena o qué tan valiosa es al compararla con otras expresiones. Tú único deber es mantener el canal abierto. Tú ni siquiera tienes que creer en ti mismo o en tu trabajo. Solo debes mantenerte abierto y consciente de los deseos que te motivan”.
Así que si estás buscando una carrera que te satisfaga, empieza la búsqueda dentro de ti. ¿Cuáles han sido los dones que has recibido?
opinion@vivirenelpoblado.com