Creando una ciencia de la felicidad


Creando una ciencia de la felicidad
La sicología positiva está empezando a crear índices que miden el nivel de satisfacción de vida de los ciudadanos con el objetivo de que los gobiernos y las empresas empiecen a hacer esfuerzo por mejorarlas

Por: Carolina Zuleta Maya
Martin Seligman, en una charla que ofreció para TED, explicó cómo la sicología, históricamente se ha enfocado en lo que él llama “modelo de la enfermedad”, es decir en el diagnóstico de enfermedades mentales, como por ejemplo la depresión, y en cómo curarlas. Aunque este enfoque ha ayudado a millones de personas, también ha hecho que la sicología dejara pasar de lado a las personas normales, a las personas que no tienen una enfermedad mental pero que están buscando cómo vivir más plenamente; en sus palabras, se había olvidado de la misión de hacer que las personas vivieran más felices. Por esta razón, hace algunos años, Seligman y otros sicólogos alrededor del mundo empezaron a desarrollar lo que ahora se conoce como sicología positiva. La sicología positiva se enfoca en hacer que las personas normales vivan una vida plena.
Hace unos días tuve la oportunidad de asistir al 2ndo Congreso Mundial de Sicología Positiva y quedé maravillada con el impacto que esta nueva ciencia está teniendo en el mundo entero. Al congreso asistieron aproximadamente 1.200 personas de todos los continentes. Se presentaron investigaciones de todo tipo, algunas comparaban los niveles de felicidad en diferentes países mientras que otras querían mostrar la relación entre las emociones positivas y la salud. Toda la información fue increíble, pero a mí lo que más me impactó, lo que me tocó el corazón, fue darme cuenta de la cantidad de personas que actualmente están enfocadas en mejorar la calidad de vida de los otros. Quedé maravillada de ver no sólo sicólogos sino también empresarios, neurocientíficos y estudiantes unidos para discutir tal vez las preguntas más importantes: “¿Qué es lo que hace que valga la pena que vivamos? ¿Cómo hacemos para vivir mejor?”
Aunque estás preguntas probablemente han existido desde siempre, el hecho que se esté poniendo una ciencia detrás de ellas nos permite tener una conversación diferente, una conversación que puede afectar a más personas. Por ejemplo, hoy en día los gobiernos ponen atención al desempleo o la violencia porque son cosas que pueden medir para diagnosticarlas, compararlas y ver cómo mejoran. La sicología positiva está empezando a crear índices que miden el nivel de satisfacción de vida de los ciudadanos con el objetivo de que los gobiernos y las empresas empiecen a hacer esfuerzo por mejorarlas.
En el discurso de apertura del congreso, Seligman nos retó con la misión de que para el 2025 el 51% de las personas del mundo estuvieran viviendo una vida plena. Y no pude evitar preguntarme, ¿quiénes serán las personas que van a liderar este movimiento en Medellín, en Colombia? Y así no seas tú uno de los líderes a nivel nacional, te reto a que pienses que vas a hacer hoy para que tú y los que te rodean vivan plenamente.