Country Club se defiende de acusación sobre anomalías en licencia de construcción

Bernardo Alejandro Guerra, concejal de Medellín, denunció un presunto e irregular “regalo navideño” de parte de Aníbal Gaviria al Country. Gerente del Club cuestiona imprecisiones
Panorámica del lote en cuestión. Adriana María Escobar, gerente general del Country Club. Fotos Sébastien Herbiet

Por Daniel Palacio Tamayo
daniel.palacio@vivirenelpoblado.com.co

Adriana María Escobar, gerente general del Country Club, aseguró que hubo imprecisiones en la información divulgada por el concejal Guerra y que no se trató de ningún regalo, pues el lote aledaño (de unos 10 mil metros cuadrados) seguirá siendo del Municipio. Además lanzó una propuesta: que el terreno sea abierto a la comunidad tras la finalización del comodato a la unidad residencial Baleares, que lo ha mantenido por años.

¿Por qué dicen que hay un malentendido?
“Hace unos 20 años el Municipio le entregó a la urbanización Baleares un lote en comodato para que esta lo cuidara. Allí quieren inmensamente ese espacio y lo han cuidado y lo han vuelto seguro, pero ese comodato lo tuvieron hasta 2010. Desde entonces lo tenían de hecho, pero no había un documento jurídico de respaldo. En principio le preguntamos al Municipio si nos entregaba el comodato, pero, aseguró que Baleares P.H. lo venía administrando bien y que estaba en trámite la solicitud de continuar con esa relación contractual.

¿En qué consisten las remodelaciones?
“Vamos a ampliar áreas de cocina, panadería, repostería y otros. Esas remodelaciones nos exigen un Plan Maestro que incluye estudios de movilidad, geotécnicos y ambiental. Ese plan salió aprobado el 22 de diciembre de 2015 por medio de un decreto firmado por el alcalde Gaviria. Sin embargo, empezamos los trámites desde el primer semestre y pasó por una revisión a profundidad, pues ese texto incorpora los planes a mediano y largo plazo, en el que se incorpora hasta un hotel.

Cuando sale el plan maestro, los vecinos ven incorporado el lote al de nosotros, pero como estamos en el mismo polígono, interpretaron que nos lo habían regalado y no es así.
Las remodelaciones nos implicarán algunos cambios, como el uso de la portería de la parte inferior para el ingreso de los asociados entre las 7 de la mañana y las 7 de la noche, algunos vecinos quieren que esa vía se siga manteniendo muy privada como la han tenido, pero no es privada, es pública”.

Pero es que la denuncia hablaba hasta de conflicto de intereses.
“Jorge Pérez, director de Planeación en ese entonces, también era parte de la Junta de la Corporación y no de la Sociedad Anónima del Club que es la dueña del inmueble y la que tomó la decisión. Jorge Pérez no nos benefició en nada. Jorge estaba tan ocupado en lo de Parques del Río que ni siquiera vino y lo podemos demostrar en las acta de Junta. Y el presidente de la Junta de la Sociedad Anónima, el doctor Luis Fernando Múnera, ayudó en algunas cosas ad honorem al alcalde Gaviria en la formulación del POT, pero no tenía ningún tipo de contrato, simplemente se consultaban temas. Ese POT quedó listo en el 2014 y nuestro permiso fue aprobado en el 2015”.

¿Qué propone para el futuro del lote de la discordia?
“Ahí hay un espacio verde de ciudad que el Municipio definirá cómo lo abrirá a la comunidad. Hubo concejales que se preguntaron por qué el espacio no está abierto a la gente si El Poblado requiere más zonas verdes”.