Cortes de agua en occidente son alerta para toda la ciudad

Aunque el Fenómeno del Niño todavía no pone en riesgo a sectores como El Poblado, no hay que bajar la guardia con las recomendaciones de ahorro.
ImageProxy
 
Una disminución histórica de las lluvias en el país, evidenciada durante los últimos meses, ya empieza a impactar la distribución de servicios públicos de Medellín. El martes 19 de enero EPM anunció que hará una interrupción del servicio de acueducto en sectores del corregimiento de San Cristóbal y zonas aledañas.
 
Las interrupciones serán intercaladas y cíclicas, y se dan debido a una disminución de cerca del 40 por ciento en el caudal de la quebrada La Iguaná, ocasionada por los efectos del fenómeno de El Niño. El hecho, además de afectar a esta población, es un llamado de alerta frente a lo que podría pasar en otros sectores de la ciudad si no se atienden los llamados de un uso racional y responsable de los servicios públicos.
 
Según Jorge William Ramírez, Gerente de Provisión Aguas EPM, el abastecimiento en el Valle de Aburrá cuenta con tres grandes embalses: Riogrande II, La Fe y Piedras Blancas. “En forma general el Valle de Aburra está cubierto en un 92 por ciento con los sistemas de almacenamiento, que aún en esta época están en muy buen nivel de capacidad”, asegura Ramírez.
 
En el embalse La Fe, por ejemplo, históricamente el promedio de almacenamiento ha sido del 80 por ciento, pero este año se encuentra en el 92 por ciento. Ramírez explicó que ello da cierta tranquilidad para el sector sur del que hace parte la Comuna 14, el cual se abastece de la Planta La Ayurá.
 
Con ese panorama, al menos por ahora, en la Comuna 14 no se darán interrupciones como las anunciadas para el occidente de Medellín. El funcionario, sin embargo, recalca que es necesario que en toda la ciudad se acojan las recomendaciones para optimizar el uso del recurso hídrico, previendo que el tiempo seco se alargue.
 
Entre esas recomendaciones está el uso de lavadoras en su máxima capacidad de prendas; utilizar baldes en vez de mangueras para ciertas tareas del hogar; lavar fachadas y andenes únicamente cuando sea necesario; y en el caso de sanitarios que no son ahorradores, usar botellas que reduzcan el volumen de llenado. “Son recomendaciones sencillas pero a la vez muy prácticas, que nos permiten contribuir al ahorro”, dice Ramírez.
 
Para José Fernando Álvarez, coordinador de la Mesa Ambiental El Poblado, la interrupción del servicio en el Occidente de la ciudad es un serio llamado de alerta para todos los habitantes de Medellín. Según él, es una noticia que funciona simultáneamente como campaña pedagógica, para que los ciudadanos se tomen en serio las recomendaciones de ahorro.
 
Álvarez también advierte que en la Comuna 14 el consumo excesivo de agua no puede excluir la responsabilidad de la industria. Además, señala, en el sector hay unos focos sobre los que hay que poner restricciones, en especial frente al riego de zonas verdes, el uso de las piscinas y el lavado innecesario de carros, siendo en esta zona donde hay un mayor parque automotor.