Corriendo por el mundo

Corriendo por el mundo
Ellos son una pequeña muestra del empeño de atletas aficionados y profesionales de la ciudad, que participan en extenuantes pruebas y maratones alrededor del planeta.

Cristóbal, Agustín y Juan Felipe son profesionales que aunque trabajan, sus vidas no están ligadas exclusivamente a esa función ni aferrada a la rutina de la vida laboral. La mayor pasión de estos hombres está lejos de las oficinas, los comités o los quirófanos, como Juan Felipe que en su carro siempre tiene la bicicleta y ropa para trotar y nadar para cambiarse en cualquier lugar.
Como ellos, en Medellín hay gran cantidad de aficionados al deporte, especialmente a las maratones o al triatlón, competencia exigente que combina la natación, maratón y ciclismo.
Los tres coinciden en la importancia del deporte para la salud mental y física, son amigos, y juntos han corrido importantes maratones en otros países no solo por la competencia en sí, sino por la posibilidad de viajar y conocer ciudades y países como más les gusta, a pie o en bicicleta.

Cristóbal Echavarría

Conocido por ser el ganador del reality Expedición Robinson “El Desafío”, este ingeniero químico tiene al deporte como uno de los pilares de su vida. Trabaja con textiles y se reúne con clientes pero, en cualquier momento, Cristóbal se monta en su bicicleta o sale a trotar por las calles de la ciudad, la que le gusta conocer a pie en cada rincón mientras saluda gente en su camino.
Dice que en la universidad practicaba deportes colectivos, pero luego cayó en lo individual para no depender de nadie y cuando el simple trote le pareció algo monótono, se animó a correr medias maratones hasta estar preparado para una completa.
“Corrí maratón en Los Ángeles, Berlín y Washington, esta última me gustó mucho porque pasábamos por los monumentos de esa ciudad, a mí me gusta conocer lugares diferentes”, dijo Cristóbal, que se prepara junto a Juan Felipe para el Ironman Cozumel, competencia en esa isla mexicana donde tendrán que nadar 3.8 kilómetros en aguas abiertas, luego recorrer 180 en bicicleta y rematar con una maratón de 42.2 kilómetros. Según él, “el vencedor debe estar llegando en 8 horas y media, pero yo le apunto a 11 horas; es mi primer Ironman y veré cuáles son mis límites. Después seguirá el paseo”, dijo entusiasmado.
Para prepararse para este Ironman, que será este 28 de noviembre en Cozumel, Cristobal calcula que en cada semana de entrenamiento previo, puede llegar a los 500 kilómetros en bicicleta, 80 corriendo y 8 nadando.

Agustín Osorio

Este médico anestesiólogo de 42 años después de estar en cirugías y atender consultas, tiene claro que debe invertir unas horas trotando o a montando en bicicleta. Como él dice, “es saludable, distrae la cabeza y me enseña a tener más equilibrio en mi vida”.
En compañía de Cristóbal ha asistido a las maratones de Berlín, Los Ángeles y Washington. Para el próximo año tiene como meta ir a correr la maratón de New York. “Estas maratones son como un mundial de fútbol para un espectador, aunque tenemos la certeza de que no vamos a ganar, ahí están los mejores, uno compite contra uno mismo y nuestros propios tiempos”, asegura.
Agustín se prepara para sus competencias como mínimo con 16 semanas de antelación, haciendo distancias progresivas, comiendo saludable y combinando el trote con la natación, la bicicleta y el gimnasio. “De esto no vivimos pero es entretenido y nos mantiene sanos. Además es una buena forma de conocer las ciudades porque en carro hay cosas que no se ven”, concluyó.

Juan Felipe Rodríguez

Además de administrador de empresas y profesor universitario, Juan Felipe es un experimentado atleta apasionado por el triatlón y el Ironman, tanto que tiene tatuado en su cuerpo el símbolo de esa competencia. En su carro siempre tiene la bicicleta y un morral con ropa para cambiarse y hacer su rutina de ejercicios. Reclama que en El Poblado hace falta una unidad deportiva porque trotar por las transversales y demás vías puede ser riesgoso por posibles accidentes o la contaminación.
Rodríguez ha corrido las maratones de Miami y Chicago, 6 medios Ironman y dos Ironman en Arizona y Coeur d’Alene.
El domingo 21 de noviembre viaja con su amigo Cristóbal al Ironman Cozumel, lleva 20 semanas de entrenamiento y como los demás, va a superarse él mismo y luego aprovechar para descansar y conocer como turista.