Contaminación en La Volcana

 
 
   
 

Este problema ambiental afecta directamente las zonas recreativas y húmedas y a los residentes de 112 apartamentos. La comunidad ha reclamado la intervención de Empresas Públicas y el Área Metropolitana para resolver los desbordamientos de algunos manholes a la quebrada, pero las soluciones han sido transitorias, sostiene Posada.

Antecedentes
José Rincón es biólogo, residente del sector desde hace 15 años y padrino de la quebrada La Volcana desde la calle 5Sur hasta la 6Sur. Comenta que hace 12 años el antiguo Instituto Mi Río realizó varias brigadas de limpieza de basuras y rastrojos del río, pero esto afectó el nicho ambiental de la quebrada. Después de eso, Metro Río ha hecho visitas de inspección y toma de muestras del agua pero no se han visto trabajos de recuperación en La Volcana. El deterioro en la cuenca de la quebrada ocasionó que hace 3 años la urbanización tuviera que reconstruir muros de contención y gaviones que se habían caído en crecientes. No obstante José Rincón reconoce que ha faltado más gestión de la comunidad ante las autoridades ambientales.

De manera independiente el señor Rincón ha hecho muestreos de las condiciones de La Volcana. Durante enero encontró una especie de cangrejo que fue llevado a la Universidad de Antioquia para su estudio. Además, afirma Rincón, el trabajo en la quebrada La Sucia ha sido esencialmente de reforestación de la cuenca, con especies ornamentales que se las ha llevado la creciente de la quebrada o la gente.

Puntos críticos
Vivir en El Poblado acompañó a José Rincón en un recorrido por la quebrada La Volcana, donde detectó los puntos críticos de este problema de contaminación:

“Cerca de la urbanización hay un tubo con vertimientos que no se sabe si es de aguas negras. Pero el principal problema está junto al puente de la Transversal Inferior con la 6Sur. Hay un tubo de 20 centímetros con vertimientos de aguas negras sobre la quebrada. En este tramo es evidente la contaminación por el olor fétido y la coloración del agua. Aunque el cauce de la quebrada está cerrado por un alambrado (algo que es prohibido), más arriba de la Inferior el agua tiene coloración, lo que deja la incógnita de si hay otros vertimientos. Además hay otro tubo en el tramo de La 34 con La Volcana que descarga agua sucia”, afirma Rincón.

En el recorrido Vivir en El Poblado constató que había un manhole desbordado en La 34 con la Volcana, entre los edificios Bambú y Rincón de Los Balsos. Problemas similares de espumas y aguas negras se presentan en la quebrada La Sucia, por el sector del Chispero.

Por todo ello la comunidad pide a las autoridades ambientales hacer un recorrido desde la Transversal Superior hacia abajo para hacer un diagnóstico de estos vertimientos en las quebradas. Y piden que traten de recuperar los cauces naturales antes que canalizar las quebradas como hacen las construcciones privadas.

Plan de ordenamiento para La Volcana
Según María del Pilar Restrepo, Subdirectora Ambiental del Área Metropolitana, a principios de marzo comenzará a desarrollarse el Plan de Ordenamiento y Manejo de la Microcuenca de La Volcana. Con una inversión de 310 millones de pesos, la empresa Ecofores Silvotécnica deberá entregar en 6 meses un manejo detallado de los componentes bióticos, hidráulicos, flora y fauna y elaborar planes y proyectos de corto a largo plazo para intervenir la quebrada.

“A la par, el Área Metropolitana viene desarrollando acciones de monitoreo y control desde 2005 en estas quebradas. El 14 de febrero realizó la última visita a La Volcana en la que constató que los malos olores corresponden a fallas en el sistema de alcantarillado de aguas residuales que están siendo objeto de monitoreo y reparaciones por parte de Epm. Además, aguas abajo de la carrera 32 encontró que hay socavación de muros en la ladera izquierda de la quebrada”, afirma María del Pilar Restrepo, con base en el informe más reciente de la entidad ambiental.

La funcionaria comenta que la Secretaría de Medio Ambiente y Epm vigilan y monitorean la quebrada para detectar obstrucciones y resolver problemas en el diseño y construcción de redes hidráulicas.

En el caso de la quebrada La Sucia, el Área Metropolitana afirma que está desarrollando acciones para identificar los sitios de descargas de aguas residuales a la quebrada para hacer ajustes concretos. En todos estos procesos la entidad ambiental resalta que es necesaria la participación de la comunidad para hacer un trabajo conjunto y eficaz.  

 
   
 

Las causas de los problemas
 
José Rincón afirma que los principales problemas que afectan a las quebradas del El Poblado son:

• Las redes de aguas negras que hacen los constructores no tienen la capacidad suficiente y esto provoca el desbordamiento de manholes.
• Las captaciones, desvíos, canalizaciones, irrespeto a los retiros de las quebradas y deforestación de las cuencas hacen que se disminuyan los cauces y se sequen las aguas.
• Gran parte de la contaminación de las quebradas se debe a escombros, sedimentos, residuos, plásticos y basuras que arrojan los constructores y habitantes.
• Los residentes dan otros usos a las redes de aguas lluvias y las terminan convirtiendo en vertimiento de aguas negras y a las quebradas en cloacas.