Consumo de marihuana en El Poblado aumentó en los últimos ocho años

En 2006, de cada 100 estudiantes, casi 13 habían consumido marihuana durante la vida. En 2014, 24 de cada 100 lo habían hecho 
drogas 05

Por Catalina Peláez

“En La calle 1 (loma de Los Parra) tenemos una situación muy compleja en relación con el consumo de vicio. Lo están haciendo frente a las casas y a cualquier hora, he llamado varias veces a la Policía y he hablado con el nuevo comandante, pero no resuelven nada. Hasta la cocina de mi casa llega el olor de la marihuana”. Este es el testimonio de un habitante de El Poblado que vive por el sector del colegio Santa Catalina de Siena y quien se siente abrumado por el consumo de marihuana en su barrio.

Otro testimonio, que hace parte de uno de los tantos que recoge el estudio titulado Comportamiento de las adicciones en la comuna El Poblado, realizado por la Secretaría de Salud de Medellín, en convenio con la Universidad Ces durante 2014, dice: “Si (los jóvenes) están alcoholizados les pueden quitar el carro y el pase, en cambio, la marihuana no deja ningún rastro (…) si un policía te ve no te va a hacer nada y estás en tu traba, además, (la marihuana) no te deja oliendo a nada, podés llegar a tu casa perfectamente y (los padres) están sanos, olés a humo pero si te echás una loción eso se te pasa; en cambio, el tufo del alcohol no se pasa con nada (…) y entrás a tu casa tambaleando y vomitando”. Ambos comentarios dan cuenta de la situación que se vive en El Poblado frente al consumo de sustancias psicoactivas. El estudio arrojó que el consumo de marihuana aumentó significativamente, entre 2006 y 2014, en los estudiantes de instituciones públicas y privadas ubicadas en El Poblado. De acuerdo con la investigación, realizada en 2006 y denominada Primer estudio salud mental del adolescente, de cada 100 estudiantes 13 habían consumido marihuana durante su vida. En comparación, en 2014, 24 de cada 100 lo habían hecho.

También alerta a las autoridades el consumo de la “Cripa”, una especie de marihuana que, según el más reciente estudio, llegó a Colombia por vía aérea en forma de semilla. “La palabra Cripa proviene del término creep en inglés, que significa arrastrarse, y llamada así por los fuertes efectos que produce en el organismo. Una de las novedades de esta hierba alterada genéticamente en los laboratorios, es que tiene un efecto 15 veces mayor al de la marihuana criolla”, asegura el estudio.

El consumo de alcohol en el sexo femenino ha aumentado
“Llama la atención lo encontrado sobre el consumo de bebidas alcohólicas y consumo hasta la embriaguez según el sexo, donde el femenino presenta un fuerte aumento”, dice la reciente investigación. También, explica que se destaca el consumo de alcohol como un medidor en las relaciones sociales y que, como integrador, juega un papel importante en la socialización de los grupos de jóvenes de El Poblado. En relación con el consumo de cigarrillo, el estudio dice que los indicadores de consumo de esta sustancia “confirman la excelente evaluación de la política pública sobre su control, disminuyendo la prevalencia de vida en más del 10,0 por ciento y la prevalencia anual en 8,0 por ciento”.

De las adicciones no químicas
La investigación también hace referencia a las adicciones no químicas, como la ludopatía, las adicciones tecnológicas y al ejercicio (vigorexia). En relación con la ludopatía, afirma que el 14 por ciento y el 6.8 por ciento de los jóvenes de sexo masculino y femenino respectivamente, presentan prevalencia de ludopatía y que la frecuencia en la presentación de problemas “siempre o con frecuencia por la utilización del internet es mayor del 25 por ciento y, por jugar con videojuegos, mayor del 20 por ciento”.

“Cocaína rosada”
Para los expertos, como el médico toxicólogo Hugo Gallego, el mundo de las drogas ilícitas ya traspasó los límites de la marihuana, la heroína y la cocaína, y se imponen nuevas como la llamada “cocaína rosada” o también conocida como 2CB, nombre pronunciado en inglés. “Es una metanfetamina, más potente que la cocaína. Son unas pastillas que las están triturando y pulverizando y las venden en bolsitas; la consumen inhalada o se la echan al licor”, dice el experto.

Asegura, además, que las metanfetaminas son drogas sintetizadas en laboratorio y tienen principios activos estimulantes y alucinógenos. Tras la ingesta, “la cocaína rosada” puede empezar a actuar en el organismo a la media hora de haberse consumido y sus efectos son: aumento de la energía corporal, percepción alterada de la realidad, movimientos estereotipados (movimientos repetitivos), inquietud, desasosiego, que pueden durar de seis a ocho horas siempre dependiendo de la dosis y de la persona. Esta droga según el médico toxicólogo, también produce otros efectos como la sudoración, el aumento de la temperatura que puede llegar en algunos casos, a ocasionar en la persona un schock por calor, deshidratación y falla de riñón o, arritmia cardíaca, infarto agudo de miocardio, infarto cerebral y convulsiones. Según el experto, está demostrado que el consumo de 2CB ocasiona lesión o daño en grupos de neuronas que tienen que ver con el estado de ánimo y la memoria.

El 2CB no es cocaína, pero tomó el nombre de “cocaína rosada” porque una de las formas en la que se distribuye, es como el alcaloide, en bolsita. Comenta el doctor Hugo Gallego que una pastilla de 2CB puede costar en el mercado entre 100 y 120 mil pesos; el precio de las bolsitas varía según el tamaño. Esta nueva droga, según el médico, es mucho más potente que la cocaína,” algunos hablan de hasta 50 veces más potente” dice.

“La edad promedio de inicio de consumo de sustancias está alrededor de los 13 años”
Desde la Secretaría de Salud del Municipio de Medellín se asegura que existe un trabajo permanente en El Poblado, enfocado hacia prevención del consumo de sustancias psicoactivas. “Tenemos un centro de escucha conformado por profesionales como psicólogos, sociólogos trabajadores sociales que se desplazan todos los días a la comuna para adelantar acciones en términos de prevención y mitigación. Este centro de escucha no es un lugar fijo, por el contrario, estos profesionales, recorren el territorio, y se articulan con otras instituciones para tener un espacio abierto de escucha. De esta manera, cualquier persona puede acercarse a ellos para solicitar ayuda u orientación”, explica Lina María Pareja, referente técnico de drogas de la Secretaría de Salud de Medellín y quien coordina el programa Medellín sana y libre de adicciones.

Otra estrategia está direccionada desde la Secretaría de la Juventud, dependencia que forma jóvenes que a sus vez son gestores y que promueven el tema de la prevención del consumo de drogas y promoción de la salud. Silvana Zapata, epidemióloga de salud mental de la Secretaría de Salud de Medellín, asegura que “la apuesta de la Alcaldía de Medellín es reducir el consumo de sustancias psicoactivas y aumentar la edad de inicio” y agrega: “la edad promedio de inicio del consumo de sustancia psicoactivas está al rededor de los 13 años”.


Estadísticas del estudio Comportamiento de las adicciones en la comuna El Poblado 2014