Construcciones Oscuras

  
  
   
 Hace 10 años empezó el proceso creativo para Pablo Mora, un joven de 35 años formado en derecho a quien sus allegados conocían como amante de las letras. La pintura, a pesar de ser algo que durante la infancia vio hacer a su abuela, no fue el quehacer de la familia y quizás eso determinó sus inicios como abogado. Tal vez Pablo debió haber considerado una carrera en escritura, filología o filosofía y letras, pero el camino de los oficios y profesiones es a veces tan nublado como las piezas que hoy exhibe el autodidacta artista en su primera exposición Construcciones Oscuras. “Puedo hablar mucho de lo que leo pero siento que tengo una dificultad enorme para escribir y eso me produce un gran dolor. En la pintura encontré que podía expresar cosas que con la escritura no lograba”, dice Pablo mientras señala uno de sus cuadros y agrega que “poner esto en palabras es un lío.”
La exhibición se inaugura este jueves 10 de marzo con 13 piezas que estarán en la galería La Doble Elle durante un mes. Cada una de ellas es un trabajo de varias capas en técnicas mixtas, algo que a Pablo se le hace más fácil por la libertad que le da la ausencia de parámetros de una escuela de arte, la misma ausencia que le ha permitido cometer errores y que lo obliga a distanciarse del centro de atención. Y es que el proceso de creación del artista lleva 10 años siendo un acto privado que se da entre él, un lienzo en blanco y la musa que se ha estado impregnando de autores clásicos durante años. Sin querer nombrar escritores específicos, pues “sería muy injusto con los que no cite” a Pablo se le escapan inconscientemente algunos como Edgar Allan Poe, Dostoievski y Shakespeare. Seguramente habrá muchos más que arraiguen la obra artística de Mora al mundo literario y en futuras piezas al filosófico, ya que el artista adelanta una maestría en filosofía como parte de su proceso creativo.
Pero aunque parta de las letras, la exposición cuenta con referentes fotográficos y con un acercamiento extremo a extractos de obras figurativas clásicas que le han interesado en viajes y visitas a museos. A primera vista sus cuadros dan una sensación de espacios y lugares oscuros, turbulentos y algo inquietantes, con tonos grises, negros blancos y ocasionalmente ocres que hacen obvia la elección del título de la exposición. “Hay personas a las que la obra les inspira temor, pero, al contrario, me parece que son espacios muy agradables, tranquilos en medio de todo esas convulsiones, donde se puede sentir alguna paz. Son como un escape o cierta salida a unos horizontes que en el mundo en que vivimos ya no existen.”
Ese escapismo que Pablo proyecta en su pintura se manifiesta también en la timidez que lo obliga a evitar la foto de este artículo, sin embargo Lucrecia Piedrahita, curadora de Construcciones Oscuras ve todo lo contrario en él. “Encontré un artista con mucho carácter pero sin grandes pretensiones, que sin clases, tiene el soporte de la formación visual y educación de retina, y que asume un formato que no es de una persona tímida.”
Mientras Pablo sale de su caparazón literario al mundo del arte con esta primera muestra, la galería La Doble Elle, donde será exhibida, también nace como espacio para la ciudad y otros artistas. Ubicada en la carrera 36 # 10 A- 35, la galería es lo que en algún momento fue el lobby del hotel La Doble Elle.