Errores para no cometer si invierte en propiedad raíz

Dejarse llevar de la emoción, no tener claro qué va a hacer con el bien, perder oportunidades, guiarse solo por el precio, comprarles a empresas sin respaldo… hay mucho para pensar.

La decisión de invertir en propiedad raíz requiere tiempo e información, ya que involucra valores de gran cuantía que, ante cualquier detalle que no sea tenido en cuenta o se obvie, puede impactar su patrimonio o hacer perder oportunidades. Eduardo Loaiza, gerente de Camacol Antioquia, compartió con Vivir en El Poblado algunos de los errores más frecuentes que cometen los compradores.

 

Publicidad

1.Comprar por emoción y no con la razón

Es cierto que comprar una vivienda nueva genera muchas emociones. Pero hay que aterrizarlas y hacerse preguntas racionales que orienten su inversión: ¿quién está detrás del proyecto, qué respaldo tiene, en cuánto tiempo me lo entregan, para qué lo quiero?

2. No tener claro qué hará con la propiedad

Dice Loaiza: “si no sé para dónde voy, cualquier camino me sirve”. El comprador debe definir cuál uso le dará a la propiedad, si vivirá en ella, o le dará uso productivo, si es una oficina, un local o una bodega, o si la alquilará para rentabilizar su inversión. Al tener esto claro le será más fácil decidir.

3. Tomar decisiones a la carrera o perder oportunidades

La inversión en propiedad raíz, es claro, requiere tiempo e información. Para el gerente de Camacol Antioquia, no es prudente quedarse con la primera visita; es necesario comparar, investigar, analizar. Pero tampoco es bueno irse al otro extremo (esperar seis u ocho meses), porque le puede ocurrir que al volver sobre el inmueble que le gustó, este ya haya sido ocupado o su valor haya sufrido incrementos.

4. No todo está en el precio

Claro que es importante saber cuánto cuesta la propiedad, pero no puede ser lo determinante, enfatiza Loaiza. Cuando el precio se sale de lo normal, dude, porque puede haber algo raro en ese negocio. Hay situaciones en las que una misma gama de apartamentos, en una misma zona, tiene un precio similar, y de repente sobresale un inmueble cuyo valor está muy por debajo del resto. “Eso no es normal”, aclara el dirigente gremial. Si una constructora tiene que acudir a promociones sobresalientes para que la vean, no es algo serio.

5. Comprarles a proyectos sin respaldo

Una buena idea es averiguar si la empresa que construye el proyecto que le interesa tiene respaldo gremial de Camacol, si los bancos participan en él, si trabajan con cajas de compensación familiar en temas de subsidios, que cuenten con entidades financieras que reciban las cuotas iniciales, y no que estas se deban consignar en cuentas personales. Esto le dará tranquilidad de que su dinero está siendo bien invertido y que en caso de que algo falle, este estará resguardado por entidades serias que le responderán de manera acertada.

6. Desaprovechar los beneficios para la compra

Por desconocimiento o falta de asesoría, muchas veces los compradores pierden la oportunidad de acceder a beneficios que otorga el Gobierno y otras instituciones en cuestiones de exenciones, incentivos, plazos y condiciones de compra. Camacol ofrece charlas mensuales con recomendaciones y consejos para la inversión asertiva. “Cerca del 80% de los asistentes dicen que no conocían de estas ventajas”, señala Loaiza. Un ejemplo: hoy las tasas de interés son las más bajas de la historia, entre el 8% y 9%, cuando hace algunos años estaban en el 17%. Eso se traduce en cuotas más bajas, que no se pueden desaprovechar.

Por: Sebastián Aguirre Eastman sebastian.aguirre@vivirenelpoblado.com

Publicidad