Concierto de Filarmed será romántico, barroco y contemporáneo

En un evento que resaltará el trabajo de dos destacados solistas habrá viaje musical por épocas y estilos
Por Laura Montoya Carvajal
Como un homenaje a los artistas nacionales en su mes asume Alejandro Posada el concierto del sábado 29 de octubre, en el que será director. Y lo dice así porque el percusionista Juan David Forero y el trompetista Frank Londoño, solistas de este evento de la Orquesta Filarmónica de Medellín, son en su opinión de los mejores exponentes en la interpretación de sus respectivos instrumentos en el país.


Frank Londoño
Forero, que será solista invitado en el Concierto para marimba y orquesta de cuerdas de Emmanuel Séjourné, es descrito por Posada como “un gran talento nacional de los jóvenes virtuosos de la percusión”. El percusionista es actualmente el principal en la Orquesta Sinfónica Nacional, y es invitado frecuentemente a apoyar el proceso formativo de los jóvenes de la Academia Filarmónica. La obra que tocará es de un compositor francés que aún vive, y en opinión del director, una buena oportunidad para descubrir nueva música en un instrumento “que normalmente no tenemos en el repertorio de solista de la orquesta”.

En concepto de Posada, este es un buen momento para la percusión en la ciudad. “La filarmónica de Medellín tiene una variedad grande en su instrumental de percusión, lo que nos ha permitido hacer conciertos y eventos enfocados en la percusión, y además hay un interés muy grande por su estudio en las universidades, con muy buenos profesores”, explica.


Juan David Forero
Por otra parte, Londoño es el trompetista principal de la Orquesta Filarmónica de Medellín y tallerista de la academia, además de integrante y fundador del Quinteto Metropolitano de Bronces y perteneciente a la Orquesta de Música Popular Fernando González y el Combo Que Nota. En esta ocasión, será solista en el Concierto para trompeta y cuerdas de Vivaldi, una obra barroca originalmente escrita para violín y adaptada para el metal. Este será el concierto de grado de sus estudios superiores en Bellas Artes.

“Queríamos mostrar dos talentos nacionales en una sola noche, cada uno con un concierto muy distinto, uno del barroco y el otro contemporáneo, para darles relevancia”, declara Posada. Además de estos dos conciertos, la Orquesta Filarmónica de Medellín tocará la Sinfonía n°4 de Tchaikovsky, que según Posada, también director musical de Filarmed, es parte de un ciclo de conciertos de este compositor, “muy querido por el público. Por eso, me gusta combinarlo con obras de música contemporánea, que son más difíciles de poner en el repertorio de las orquestas porque hay más dificultad para escucharlas”.

Termina secuencia de Tchaikovsky
“Este año he querido hacer el ciclo de las tres últimas sinfonías de este compositor, obras muy relevantes del periodo romántico, que es el que más se adapta al repertorio de una orquesta grande y numerosa, justo como la filarmónica”, dice el director musical.

También, las sinfonías tienen entre ellas “un puente, un vaso comunicante”, que describe Posada como los tres últimos episodios de la vida del compositor, que finalmente “sucumbió a la depresión y al suicidio”. “Esta cuarta sinfonía fue una primera muestra de lo que él estaba viviendo y por eso fue llamada la trágica, o la del destino. Es una sinfonía muy impetuosa”, concluye el director.