Concierto de apertura ofrecerá Mozart y Bach

Dos conciertos y una sinfonía serán el repertorio de la orquesta, en el espectáculo de apertura de un año de cambios
 

Por Laura Montoya Carvajal

La Orquesta Filarmónica de Medellín comenzará su temporada 2016 este sábado 13 de febrero, y su primer concierto ofrecerá al público obras de dos maestros de la música universal: Mozart y Bach.

Esta vez, el concertino principal y director asistente de Filarmed, Gonzalo Ospina, participará como solista e invitado especial. El violinista manifestó que las obras barroca y clásica que interpretará no han sido escuchadas en Medellín por un buen tiempo, y que combinará en un momento dos lenguajes distintos.

En el espectáculo podrán escucharse el Concierto para violín en Mi mayor de Bach, la Sinfonía No. 41 Júpiter y el Concierto No. 3 para violín de Mozart, todas bajo la dirección del maestro Francisco Rettig.

“Hace mucho que no participaba como solista, dado que en los últimos años existió la coyuntura de que yo fuera el director asistente de la orquesta, y esto me quitó un poco de tiempo para disfrutar del instrumento que amo”, explicó Ospina, y agregó que tanto para la orquesta como para él estas obras representan un reto.

Esto, continúa, se debe a que el público y los músicos las conocen bien, entonces no hay cabida para el error. Por el contrario, “he tratado, por ejemplo con el violín, de buscar una sonoridad de cantante, de cantabile, lo que le dará una forma no tradicional al concierto”.

Ospina explicó que si por un lado se oirá a Bach “con su rigor armónico y contrapuntístico”, Mozart se escuchará con su nobleza, dulzura y exquisitez, con sonidos que parecieran ser dedicados a un cantante y no a un violín. “Él era amante de la ópera, entonces los conciertos que escribió para piano y violín son muy melodiosos y cantables”.

El concierto de apertura tendrá lugar en el Teatro Metropolitano, con una charla previa de entrada libre realizada por Ramiro Isaza las 5 pm. Y el concierto con boletería a las 6 pm.
El director asistente anticipó que para este año la orquesta interpretará nuevas obras, entre ellas la Sinfonía No. 8 de Bruckner, para la que adquirieron el año pasado tubas wagnerianas. También, a finales del año, se oirá de la agrupación la Misa Solemnis de Beethoven y los conciertos académicos y de temporada, además de la realización del acostumbrado Festival Internacional de Música, a finales de agosto.

Ospina concluyó que con la gerencia que acaba de asumir Ana Cristina Abad, después de 12 años de gestión de Alfonso Arias, se profundizará el trabajo social y conocimiento del entorno. “La orquesta quiere tener contacto con nuevos públicos, que van a ser fundamentales para nuestra supervivencia. Si tenemos más público y seguimos manteniendo nuestra calidad será lo más importante que podamos conseguir este año”, puntualizó.