Natalia Valencia Zuluaga: “componer es expresar el ser propio desde lo más honesto”

Natalia Valencia Zuluaga
Natalia Valencia Zuluaga Foto cortesía.

Una de las compositoras colombianas más importantes de música académica presenta su obra este 18 de septiembre en el Teatro Metropolitano.
Así es Natalia Valencia Zuluaga.

Por: Juan Felipe Quintero A. / juan.quintero@vivirenelpoblado.com

De despedida de la entrevista le doy las gracias por su tiempo y por su buen humor. “Hay que reírse”, me dice, “la vida es más llevadera”. Está en las semanas previas del concierto de aniversario del Teatro Metropolitano, comparte cartel con Andrés Orozco Estrada y Hilary Hann, además de J. Sibelius y de D. Shostakovich, y las orquestas Sinfónica de Houston y Filarmónica de Medellín. Tiene “muchos nervios”, pero avanza en las horas con alegría, convicción y agradecimiento.

En el cartel del espectáculo figura como N. Valencia Zuluaga y será, además, la noche de estreno de su obra Fanfarria a la vida y el silencio. En un despiste alguien dirá “música clásica”; es académica. Y contemporánea.

¿Componer es la necesidad de expresar una fuerza interna y contenida o es un gesto de compartir?, le pregunto. “Es una forma de exponer el ser propio desde lo más honesto”, responde. Y guarda un silencio y se ríe: “Es un arte solitario, los compositores ni ponemos música cuando trabajamos”.

Compone en el campo, blindada de sonidos, pero ¿cómo lograrlo si ya uno podría creer que está todo creado? “Una buena práctica es tener oído atento, ser estudioso y leer, ver películas, tener conversaciones que nutran el espíritu”.

Estudió en Cuba y en Brasil, también en Eafit, ostenta una carrera importante, pero se vuelve a reír: “No recuerdo cuándo empecé; uno por hacer el concierto ¡se pierde el concierto!”. Y luego se recompone: “Algunos desarrollamos unas obsesiones, esta es la mía, es estudio y dedicación”.

Natalia Valencia Zuluaga en notas cortas

Andrés Orozco: “Ha trabajado duro para llegar a donde está. Es un profesional de altísimo nivel y un ser humano muy especial”.

Teatro Metropolitano: “Es movimiento de fuerzas culturales poderosas. He tenido una relación larga, como público, como músico y como compositora. Es un privilegio que haya seleccionado mi obra”.

Familia: “Soy hija de médico y de historiadora. No hay músicos en mi familia, aunque siempre hubo amor por las artes. Cuando dije que quería ser médica, mi papá me puso a estudiar música”.

Eafit: “Cuando regresé a Colombia, nacía la escuela de música. Recuerdo hacer parte de un caldo de cultivo muy poderoso de profesores de lujo y compañeros de alto nivel”.