Comiendo en la transversal Inferior (I)

oferta de gastronomía es amplia. Es la Inferior, desde Las Palmas hasta el Mall Verona.

Mi idea era hacer un recorrido entre el cruce con Las Palmas y la 20 sur, pero solo a la altura del Mall Verona ya tenía un montón de recomendados. Solo el primer kilómetro de esta vía. Vendrán más.

Por: Juan Pablo Tettay de Fex / juan.tettay@vivirenelpoblado.com

Pocos más, pocos menos, en solo 1.000 metros la oferta de gastronomía es amplia. Es la Inferior, desde Las Palmas hasta el Mall Verona. Antes no había muchas opciones, pero desde que a la zona llegó el Mall Interplaza, se multiplicaron.

Caminar es una buena opción, ir de un lugar a otro es posible, pues el recorrido es plano, o con una leve pendiente entre Interplaza y la 10. Caminando se hace lento y, al mismo tiempo, se bajan las calorías consumidas en este recorrido de puros antojos para desayunar, tomar el algo o llevar un detalle a la casa.

 

1. Arepas San Carbón

Arepas San Carbón
Arepas San Carbón

Recién empezando, en la esquina que se forma entre la vía Las Palmas y la transversal Inferior está una de las parrillas más famosas de Medellín. Si bien las carnes son siempre una muy buena opción, mi antojo de hoy es pura indulgencia. Las Arepas San Carbón son una de las entradas clásicas: imagine arepas redondas, tostadas por fuera y suavecitas por dentro. Van, además, rellenas de queso mozzarella fundido y acompañadas de la salsa de la casa, en la que sobresalen las notas de la mantequilla y la salsa de soya. Todo un imperdible.

2. El cochinillo de La Pampa

 El cochinillo de La Pampa
El cochinillo de La Pampa

En la tradición de las parrillas argentinas, La Pampa trae deliciosas preparaciones que recuerdan los sabores de los asadores de barrios tan tradicionales como Mataderos, en Buenos Aires, en los que se respeta el valor del tiempo y del fuego. Sin embargo, el plato que me encanta solo lo ofrecen los sábados a partir de las 7:00 de la noche: el cochinillo a las leñas. Costillas, cañón y chicharrón se asan lentamente a fuego lento, lo que le da al plato un sabor excepcional.

 

3. Mojicones en Chipre

Mojicones en Chipre
Mojicones en Chipre

Cuando era chiquto me acuerdo de ir al Centro con mi papá a buscar los mojicones de Niza. Esta panadería abrió sus puertas en 1964 y se convirtió en un referente para todos aquellos que buscaban productos deliciosos y de buena calidad. Sin embargo, las dinámicas de la ciudad hicieron que Niza buscara nuevas sedes: la primera fuera del Centro fue en el Mall de La Visitación, allí llegaron en 1990 y cambiaron el nombre de la ciudad francesa, por Chipre, isla del Mediterráneo. Una de ellas está en Interplaza y, aunque me recomendaron el pastel de arequipe o el de queso, yo me quedo con el mojicón: me gusta que es suave, que tiene un sabor anisado y, sobre todo, que no tiene relleno. La receta sigue siendo la misma de 1964, así como la de muchos de sus productos.

 

4. Palitos de queso y empanada de Pecositas

Palitos de queso y empanada de Pecositas
Otro recuerdo de niñez. Pecositas abrió en Envigado en 1976. Recuerdo que en la década de los 80, llegar a este municipio del sur del Valle de Aburrá era todo un paseo. Y de esos paseos, las empanadas y los palitos de queso de Pecositas eran lo mejor. Hoy, una de esas crocantes empanadas es deseada por muchos y una de las cosas que más me gusta es el encurtido con el que vienen. Para mí, el algo no estaría completo sin uno o dos palitos de queso con mermelada de mora. Masa suave y crocante al tiempo, rellena de abundante queso amarillo. ¿Quién les puede decir que no a semejantes delicias?

 

5. Delicias de Interplaza

En este mall, que abrió hace menos de cinco años, están Pecositas (que fue el pionero) y Chipre. Pero además, no se puede ir sin comerse un helado en Pércimon, sin probar la cocina Nikkei de Kabuki (ver receta en la página 14), la ensalada César de Fuego Cubano, la hamburguesa belga de Fire House, los salteados de 123 Wok o las pizzas de Papa Johns. Sin a lugar a dudas, un lugar que se ha convertido en un espacio para la buena mesa.

 

6. Pan de chocolate en Le Pains

Pan de chocolate en Le Pains
Pan de chocolate en Le Pains

Hacía buen tiempo no entraba al Mall Verona y al llegar, me sorprendí al ver la oferta de una panadería que, me cuenta Juan Diego Arcila, lleva abierta ya casi un año y medio. La calidad de lo que allí se consigue salta a los ojos. “Solo usamos ingredientes de alta calidad”, me dijo Arcila. Así, la margarina no entra: mantequilla es lo que les da sabor a sus panes y productos reposteros. Lo que más me gustó, el pan de chocolate que, además, viene con almendras fileteadas. Y, para acompañar, un café de origen: Bosque Adentro, cultivado en Venecia.

Publicidad