El Colegio Montessori compite por la corona metropolitana

Colegio Montessori futbol femenino
Colegio Montessori futbol femenino

El equipo prejuvenil de fútbol femenino del colegio Montessori quedó campeón de los Indercolegiados en Medellín. El nuevo reto: ganar el Zonal del Valle de Aburrá para clasificar a los Departamentales.

Por: Sebastián Aguirre Eastman

Del 6 al 10 de agosto, el equipo prejuvenil de fútbol femenino del Colegio Montessori, que obtuvo el título de los Juegos Indercolegiados de Medellín, comenzará la disputa del zonal del Valle de Aburrá que otorgará un cupo en las finales de los Juegos Departamentales que se realizarán en Bello a mediados de agosto.

Para clasificar, las niñas -de entre 13 y 14 años- vencieron en las eliminatorias municipales a los colegios Marymount (4-0 y 2-1) y Vallejuelos (triunfo 2-1 y derrota 1-4 en el último partido, al que llegaron clasificadas). Los partidos se disputaron en la cancha Marte #2 de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot, la Unidad Deportiva de Belén y el Pascual Bravo.

El Montessori llega a una instancia conocida, pues en años anteriores, fruto del proceso que desde hace cerca de cinco años adelanta con el fútbol femenino, representó a Medellín tanto en el zonal del Valle de Aburrá, como en los Departamentales, de los que ha hecho parte en cuatro ocasiones (Urrao, Uramita, Santa Fe de Antioquia y Frontino).

Gladys Flórez, coordinadora de deportes de la institución, comenta que en años anteriores ni tenían que jugar los Indercolegiados (que organiza el Índer en Medellín) porque no había competencia -en realidad, sí la tenían pero algunos colegios renunciaban a participar-.

Así, el cupo a los Zonales metropolitanos se les otorgaba automáticamente, pero luego ganaron el derecho a jugar en los Departamentales en esa instancia, un logro significativo.
En esta ocasión, comenta Camilo Ramírez, el entrenador del equipo, la clasificación no fue nada fácil; Vallejuelos fue un duro rival y el Marymount es otro de los colegios que avanza en un buen proceso; de hecho, dos de sus jugadoras reforzarán al Montessori en el Zonal.

“Un proceso largo”

Ramírez, quien llegó al colegio este año, asegura que el proceso del Montessori con el fútbol femenino les ha permitido contar con un equipo unido -varias de las integrantes juegan juntas desde que tenían ocho años-, que se ha fortalecido con los buenos resultados conseguidos en otras competencias como la Copa Nosotras y los juegos intercolegiales con instituciones como el mismo Marymount, Columbus School, Cumbres, Vermont, entre otros.

Gladys Flórez señala que el colegio ha creído en esta disciplina y el trabajo desde la base ha servido para tomarles ventaja a muchas instituciones que apenas comienzan. Las niñas que hace un lustro apenas despuntaban hoy tienen experiencia para afrontar fases definitivas, además, mejor técnica y juego colectivo.

Muchas de las jugadoras sueñan con emular a Isabella Echeverry, egresada del colegio en 2011, y quien ha sido una destacada futbolista colombiana en el exterior, integrante de la Selección Colombia y representante del país en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
En los Departamentales de Santa Fe de Antioquia (2015) y Frontino (2016), Montessori -en representación de Medellín- quedó en tercer lugar, enfrentando a duras rivales que las superaron en talla física como Turbo y El Bagre.

Ahora, tendrán una nueva oportunidad y soñar con alcanzar los Juegos Intercolegiados nacionales. Razones tienen para hacerlo. Talento, también, y además mucho trabajo acumulado.

Camila Velásquez Montessori
Camila Velásquez Montessori

De jugar con los primos a soñar en grande

Camila Velásquez (13 años) es la encargada de poner a sus compañeras en posición de gol. Juega en la posición de volante de creación y su técnica destaca al verla en los entrenamientos previos al Zonal. Se notan los años de práctica, primero con sus primos -cuando no existía el fútbol femenino en el colegio- y luego en los semilleros del Montessori, que crearon justo para darles cabida a niñas como ella que querían demostrar su pasión y calidad.

Desde que estaba en segundo de primaria se mueve por las canchas de la institución y para ella es un placer jugar al lado de quienes considera sus mejores amigas.

Admira a Isabella Echeverry y le gustaría ser profesional, más ahora que en Colombia hay liga profesional.

 

Camila Villa Montessori
Camila Villa Montessori

Otra pasegol con grandes condiciones

“Ella no hace goles, pero pone unos pases”, describe Camila Velásquez a su tocaya Camila Villa (13 años), quien se desempeña por la banda derecha, donde aporta en ataque y en defensa.

También ha hecho parte de los semilleros del colegio desde que estaba en primaria. Se contagió de la fiebre futbolística de su papá, Juan Guillermo.

En los clasificatorios municipales hizo un gol, pero su destreza marcó a todos.

Ella, junto a su amiga Camila, integró los equipos que fueron a los departamentales en años anteriores, una experiencia enriquecedora en lo personal y en lo futbolístico, que les ha dado confianza para desempeñarse en fases definitivas. No hizo goles en las clasificatorias.